Wild Child – Pillow Talk

Wild Child – Pillow Talk

By: Wild Child
Via YouTube | January 28, 2012

Video recommended by Fernanda Xanat López Ortega from Mexico, collaborator of Arttextum’s Replicación

When I sleep, I’m dreaming
When I sleep, I’m dreaming
When I sleep, I’m dreaming for you
Feel my heart it’s aching
Wish I could stop breaking
Spend all day just thinking for you
When you sleep, I’m thinking
When you sleep, I’m thinking
When you sleep, I’m thinking for her
Wish I still could love you
Floating high above you
Just don’t think I’m sinking for you
This pillow talk
Don’t wake me up
My dream is done
I’m still in love
I know your fears
Just lying here
I think I’ll leave
Please don’t my dear
This pillow talk will wake me up
No matter what I’m dreaming
When you leave, I’m lying When you leave,
I’m lying
When you leave, I’m lying for you
And I know it hurts you
Nothing else I can do
You won’t let me, though I want to
When you leave, I’m lonely When you leave,
I’m lonely When you leave,
I’m lonely for you
Roll around in our bed
Can’t stop thoughts in my head
The screaming girl just gets up for you
This pillow talk Don’t wake me up
My dream is done
I’m still in love
I know your fears
Just lying here
I think I’ll leave
Please don’t my dear
This pillow talk will wake me up
No matter what I’m dreaming
Pack my things, I’m leaving
Wish I could stop breathing
Know you’ll be coming back for me
If we fight and make up
If we fight and make up
If we fight, we wake up lonely
This pillow talk
Don’t wake me up
My dream is done
I’m still in love
I know your fears
Just lying here
I think I’ll leave
Please don’t my dear
This pillow talk will wake me up
No matter what I’m dreaming
 
We believe in your work, that's why we share it with original links; if you disagree, please contact us.

Related Arttextum Artists:

Valeria Marruenda Huesca, artista Arttextum
Valeria Marruenda Huesca

 

Wild Child – Crazy Bird

Wild Child – Crazy Bird

By: Wild Child
Via YouTube | October 9, 2013

Video recommended by Fernanda Xanat López Ortega from Mexico, collaborator of Arttextum’s Replicación

I’ll wait around for days
this porch on which I pace
I need you mine I need me yours
You stole my breath away
You swore to me you’d stay
I’ve found something that I adore
Oh how
How we supposed to go on
Not knowing if you
bleed the way I do
I do (well I did)
are your eyes traveling elsewhere
You need to know I got the bones rolling hard against the floor
And if you left i’d break until the little pieces felt no more
Whisper the things we’d scream
now kid let’s not get mean
I need you mine I need me yours
Four walls and fancy friends
Don’t need me none of them
Because I’ve got you know and that’s enough (Well I’m glad)(Well so am I)
Let’s take good from our past
Patch holes with things that last
Let’s tear it up here you and I
Oh how
How we supposed to go on
Not knowing if you
bleed the way I do
I do (well I did)
are your eyes traveling elsewhere
You need to know I got the bones rolling hard against the floor
And if you left I’d break until the little pieces felt no more
Well these fights sure do take a lot out of me
but the secret I can tell you is I still do believe
I can’t promise that I’ll always be careful with things
But just know that I’ll expect it if you ever do leave
Sweet Marie
I love your name
Oh babe
can you turn your heart this way
Oh how
How we supposed to go on
Not knowing if you
bleed the way I do
I do (well I did)
are your bags traveling elsewhere
You need to know I got the bones rolling hard against the floor
And if you left I’d break until the little pieces felt no more
We believe in your work, that's why we share it with original links; if you disagree, please contact us.

Related Arttextum Artists:

Ana Álvarez-Errecalde, artista Arttextum
Ana Álvarez Errecalde
Violette Bule, artista Arttextum
Violette Bule

Louis Armstrong – What A Wonderful World

By: RoundMidnightTV
Via YouTube | September 13, 2011

Some of you young folks been saying to me
“Hey Pops, what you mean ‘What a wonderful world?’
How about all them wars all over the place?
You call them wonderful?
And how about hunger and pollution?
That ain’t so wonderful either. Well how about listening to old Pops for a minute.
Seems to me, it aint the world that’s so bad
but what we’re doin’ to it.
And all I’m saying is see what a wonderful world
It would be if only we’d give it a chance.
Love baby, love. That’s the secret, yeah.
If lots more of us loved each other
we’d solve lots more problems.
And then this world would be gasser.
That’s wha’ ol’ Pops keeps saying.”I see trees of green, red roses too
I see them bloom, for me and you
And I think to myself
What a wonderful worldI see skies of blue, and clouds of white
The bright blessed day, dark sacred night
And I think to myself
What a wonderful worldThe colors of the rainbow, so pretty in the sky
Are also on the faces, of people going by
I see friends shaking hands, sayin’, “How do you do?”
They’re really sayin’, “I love you”I hear babies cryin’, I watch them grow
They’ll learn much more, than I’ll ever know
And I think to myself
What a wonderful worldYes, I think to myself
What a wonderful world
Oh yeah!

We believe in your work, that's why we share it with original links; if you disagree, please contact us.

Related Arttextum Artists:

Ana Álvarez-Errecalde, artista Arttextum
Ana Álvarez Errecalde
Edith Medina, artista Arttextum
Edith Medina
María Paula Falla, artista Arttextum
María Paula Falla

Soda Stereo – De Música Ligera

Soda Stereo – De Música Ligera

By: SodaStereoVEVO
Via YouTube | Marzo 20, 2012

Vídeo recomendado por Fernanda Xanat López Ortega colaboradora de México para Replicación de Arttextum

Ella durmió
Al calor de las masas
Y yo desperté
Queriendo soñarla
Algún tiempo atrás
Pensé en escribirle
Que nunca sorteé
Las trampas del amor.

De aquel amor
De música ligera
Nada nos libra
Nada más queda.

No le enviaré
Cenizas de rosas
Ni pienso evitar
Un roce secreto.

De aquel amor
De música ligera
Nada nos libra
Nada más queda
De aquel amor
De música ligera
Nada nos libra
Nada más queda
Nada más queda
Nada más queda
Nada más queda.

 

Creemos en tu trabajo y opinión, por eso lo difundimos con créditos; si no estás de acuerdo, por favor contáctanos.

Artistas de Arttextum relacionados:

Carlos Guzmán, artista Arttextum
Carlos Guzmán
Glenda León, artista Arttextum
Glenda León

 

I Will Survive

By: Gloria Gaynor – Topic
Via YouTube | January 25, 2017

At first I was afraid, I was petrified
Kept thinkin’ I could never live without you by my side
Then I spent so many nights Just thinking how you did me wrong
And I grew strong
And I learned how to get along

And so you’re back from outer space
I just walked in to find you here, with that look upon your face
I should have changed that stupid lock
I should have made you leave your key
If I had known for just one second you’d be back to bother me

Go on now, go walk out the door
Just turn around now
‘Cause you’re not welcome anymore
Weren’t you the one who tried to break me with goodbye?
Did you think I’d crumble?
Did you think I’d lay down and die?
Oh no not I, I will survive
For as long as I know how to love, I know I’ll stay alive
I’ve got all my life to live
And I’ve got all my love to give
I’ll survive
I will survive
Hey hey

Hey hey
(I, I will survive)
Every day
(I, I will survive)
Oh yeah

It took all the strength I had not to fall apart
Just trying hard to mend the pieces of my broken heart
And I spent oh so many nights just feeling sorry for myself
I used to cry, but now I hold my head up high
And you see me, somebody new
I’m not that chained up little person still in love with you
And so you felt like dropping in and just expect me to be free
But now I’m savin’ all my lovin’ for someone who’s lovin’ me

Go on now, go walk out the door
Just turn around now
You’re not welcome anymore
Weren’t you the one who tried to break me with goodbye?
Did you think I’d crumble?
Did you think I’d lay down and die?
Oh no not I, I will survive
Oh as long as I know how to love, I know I’ll stay alive
I’ve got all my life to live
And I’ve got all my love to give
I’ll survive
I will survive
Hey hey

Go now, go walk out the door
Just turn around now
‘Cause you’re not welcome anymore
Weren’t you the one who tried to break me with goodbye?
Did you think I’d crumble?
Did you think I’d lay down and die?
Oh no not I, I will survive
Oh as long as I know how to love, I know I’ll stay alive
I’ve got all my life to live
And I’ve got all my love to give
I’ll survive
I will survive
I will survive

Hey
(I, I will survive)
Every day
(I, I will survive)
Yeah yeah

Oh
(I, I will survive)
I will survive
(I, I will survive)

I’ve got all my love to give
(I, I will survive)
I’ve got all my life to live
(I, I will survive)
My loving is not in vain, oh no

I will survive
(I, I will survive)
I will survive
(I, I will survive)
Hey

Image Credit: Spotify
We believe in your work, that's why we share it with original links; if you disagree, please contact us.

Related Arttextum artists:

Glenda León, artista Arttextum
Glenda León
Leonel Vásquez, artista Arttextum
Leonel Vásquez
Carlos Guzmán, artista Arttextum
Carlos Guzmán

¿Por qué leer a Nietzsche como un filósofo pesimista cuando enseña sobre todo a amar la vida?

 

Autor: Pijama Surf
Vía Pijama Surf | Enero 1, 2016

En medio de las lecturas e interpretaciones que ha tenido a lo largo de la historia, la obra de Nietzsche guarda un intenso llamado para amar la propia existencia en todas sus aristas posibles.

Usualmente, en la historia de las ideas es común que autor y obra se confundan, que la biografía se inmiscuya en la impresión que podemos tener del trabajo realizado y entonces tengamos también una idea equivocada de ambos, vida y corpus.

Entre los varios ejemplos que podrían citarse al respecto, quizá uno de los más conocidos y asequibles para varios sea el de Friedrich Nietzsche, filósofo a quien encontramos bajo diversos avatares a lo largo de la historia según la lectura que se dio a su legado. Así, por ejemplo, lo mismo lo hallamos como un melómano entusiasta que como un implacable detractor de la Imúsica, como una suerte de ideólogo avant la lettre del régimen nazi, como heredero del pesimismo de Schopenhauer y también como el nihilista absoluto que, por eso mismo, inspiró en parte la idea del absurdo de la existencia de Camus, etcétera.

Como se ve, la obra de Nietzsche ha admitido varias lecturas, muchas de ellas cercanas al denominador común de la exaltación del sufrimiento y el dolor como constantes de esta vida y, por otro lado, la voluntad de poder como antídoto contra dicha regla, conceptos que de suyo poseen una carga negativa contra la cual es difícil ir durante un primer acercamiento. ¿Quién quiere aceptar que la existencia es esencialmente dolorosa? ¿Quién podría tomar de buen modo a un sujeto que sólo en el ejercicio del poder ha encontrado la forma de sobreponerse a ese destino? ¿No suenan ambas cosas un tanto radicales, en el extremo del pesar o en el extremo de la voluntad egoísta?

Aun con estar más o menos extendida, esa puede considerarse una lectura sumamente sesgada. Nietzsche habló de poder, es cierto, pero no en la manera en que podríamos identificarlo desde un punto de vista totalitario e instrumental. La idea de poder del filósofo era a un tiempo más elevada y más profunda: en uno de los videos de difusión de sus ideas que reseñamos este año se explica cómo la voluntad de poder es la forma en que podemos salir del laberinto del eterno retorno y así devenir Superhombres:

Desde otra perspectiva, esa tesis podría compararse con el esfuerzo por salir de la repetición que se busca en el psicoanálisis o, con más ambición aún, con la epifanía de romper con la dialéctica del amo y el esclavo. En todos los casos, incluido el cese del eterno retorno pregonado por Nietzsche, la recompensa última de poner nuestra voluntad en ello es el encuentro con la libertad auténtica, liberados de la fatalidad, de la repetición, del mundo del Amo, volcados de lleno sobre nuestro propio destino.

Esa es quizá una de las lecturas más ricas que podemos hacer de Nietzsche. Mirando desde otra perspectiva su pesimismo y su nihilismo, menos como una declaración de derrota que (mejor) como el antecedente necesario para celebrar la riqueza de la vida. En el sitio Brain Pickings, Maria Popova recupera un par de fragmentos de la obra nietzscheana que nos alientan a aceptar y entender el fracaso antes que querer huir de él; el primero de estos, el número 905 de La voluntad de poder, dice:

Aquellos hombres que en definitiva me interesan son a los que les deseo sufrimientos, abandono, enfermedad, malos tratos, desprecio: yo deseo, además, que no desconozcan el profundo desprecio de sí mismos, el martirio de la desconfianza de sí mismos, la miseria del vencido; y no tengo compasión de ellos, porque les deseo lo que revela el valor de un hombre: ¡que uno mismo perdura!

arttextum-replicacion-nietzsche2.jpg

Aquí podemos emparentar a Nietzsche con la filosofía estoica y su mirada cruda sobre las cosas del mundo, en especial el dolor y el sufrimiento. Como el alemán, los estoicos también creían que éstos eran parte natural de la existencia y que por ello mismo había que experimentarlos del mismo modo como aceptamos la felicidad o la alegría; por definición el dolor y el sufrimiento son más pesarosos, pero al final son también los que fortalecen nuestro espíritu y, al menos en teoría, nos hacen más sabios y más justos, templan nuestro carácter como la espada en la forja, situándonos en el camino de la “plenitud del ser” (eudaimonia) y de aquello que de verdad queremos para nuestra vida. En una de sus Epístolas morales a Lucilio, la número XVIII, Séneca aconsejó dedicar algunos días a vivir con lo mínimo posible, comer apenas lo necesario y tomar “un vestido áspero y rugoso”, y pasado un tiempo decir: “¿Es esto lo que temía?” (hoc est quod timebatur?), esto es, reconocer no sólo que para vivir basta lo esencial, sino también que a pesar de la adversidad la existencia continúa y que, quizá, así es mejor; por eso Nietzsche, al final del fragmento citado, celebra esa perseverancia de la voluntad en medio de la adversidad propia de la existencia: conocerla, padecerla y abrazarla como parte de nuestra vida para entender todos los aspectos de ésta, para entender a cabalidad lo mismo el disfrute que el dolor, el placer y el sufrimiento, y los matices entre ambos. Escribe el filósofo, en el parágrafo 12 de La gaya ciencia:

¿Tenemos que aceptar que la finalidad de la ciencia sea procurar al hombre el mayor número de placeres posible y el menor desencanto posible? Pero, ¿cómo hacerlo, si el placer y el desencanto se encuentran tan unidos que quien quisiera tener el mayor número de placeres posible debe sufrir, al menos, la misma cantidad de desencanto; que quien quisiera aprender a “dar saltos de alegría” debe prepararse para “estar triste hasta la muerte”? Tal vez así suceda. Al menos eso creían los estoicos, consecuentes en la medida en que deseaban el menor placer posible para conseguir de la vida el menor desencanto que se pueda (la sentencia que tenían constantemente en la boca, “el virtuoso es el más feliz”, podía servir tanto de enseñanza de escuela dirigida a la gran masa, como de casuística sutil para los refinados).

Antes que a una especie de balance teleológico, una idea de “karma” o de desendeudamiento de la culpa por las obras malas a través de las obras buenas (según lo explica Byung-Chul Han en La agonía del Eros), Nietzsche refuerza aquí la idea del temple de la voluntad en el sufrimiento para la mejor apreciación del disfrute.

El filósofo, en ese sentido, no es ajeno a la idea de fatalidad, pero quizá no en el sentido en que usualmente la entendemos, como algo inevitable y casi siempre pesaroso, sino más bien como aquello que por formar parte del mundo (el odio, el amor, el dolor, la felicidad), vamos a experimentar siquiera una vez en la vida, necesariamente. En otro texto exploramos la noción de amor fati (“amor al destino”), que Nietzsche expuso en un par de fragmentos de La gaya ciencia y de Ecce homo; en la sección 10 de esta última obra encontramos:

Mi fórmula para expresar la grandeza en el hombre es amor fati [amor al destino]: el no querer que nada sea distinto ni en el pasado ni en el futuro ni por toda la eternidad. No sólo soportar lo necesario, y aún menos disimularlo ―todo idealismo es mendacidad frente a lo necesario― sino amarlo.

arttextum-replicacion-nietzsche3.jpg

Y ese es el puente que nos permite unir la fatalidad de la vida en el mundo con el amor que podemos dedicarle no a la fatalidad, sino a nuestra propia vida. Mejor que aborrecer nuestra suerte, maldecir nuestro destino, rehuir al dolor y querer alejarnos del sufrimiento, Nietzsche nos enseña a amar la vida, nuestra vida, que en sí misma no podemos cambiar, porque ya es nuestra y es a la que damos cuerpo e historia con nuestros actos cotidianos pero que, en otro sentido, sí podemos transformar en función del lugar desde donde nos coloquemos con respecto a ella. Si somos capaces de amar aun (en) el infortunio, ¿qué no será cuando la felicidad se instale con plenitud en nuestra vida?

Para terminar, cerramos con este fragmento inquietantemente reflexivo de La gaya ciencia, subtitulado “La carga más pesada” (341):

¿Qué dirías si un día o una noche se introdujera furtivamente un demonio en tu más honda soledad y te dijera: “Esta vida, tal como la vives ahora y como la has vivido, deberás vivirla una e innumerables veces más; y no habrá nada nuevo en ella, sino que habrán de volver a ti cada dolor y cada placer, cada pensamiento y cada gemido, todo lo que hay en la vida de inefablemente pequeño y de grande, todo en el mismo orden e idéntica sucesión, aun esa araña, y ese claro de luna entre los árboles, y ese instante y yo mismo. Al eterno reloj de arena de la existencia se lo da vuelta una y otra vez y a ti con él, ¡grano de polvo del polvo!”? ¿No te tirarías al suelo rechinando los dientes y maldiciendo al demonio que así te hablara? ¿O vivirías un formidable instante en el que serías capaz de responder: “Tú eres un dios; nunca había oído cosas más divinas”? Si te dominara este pensamiento, te transformaría, convirtiéndote en otro diferente al que eres, hasta quizás torturándote. ¡La pregunta hecha en relación con todo y con cada cosa: “¿quieres que se repita esto una e innumerables veces más?” pesaría sobre tu obrar como la carga más pesada! ¿De cuánta benevolencia hacia ti y hacia la vida habrías de dar muestra para no desear nada más que confirmar y sancionar esto de una forma definitiva y eterna?

Y tú, ¿cómo responderías? ¿Quisieras vivir una y otra vez este instante? ¿O esa pregunta te empujará a darle otro sentido a tu existencia de manera tal que, si la idea del eterno retorno es cierta, querrás vivir una y otra vez todos los instantes de aquélla?

Creemos en tu trabajo y opinión, por eso lo difundimos con créditos; si no estás de acuerdo, por favor contáctanos.


Artists de Arttextum relacionados:

Luis Guerra Miranda, artista Arttextum
Luis Guerra Miranda
Máximo Corvalán-Pincheira, artista Arttextum
Máximo Corvalán-Pincheira
Demian Schopf, artista Arttextum
Demian Schopf

6 sencillas actividades de meditación para niños antes de que se vayan a dormir

Autor: Ecoosfera
Vía Ecoosfera | Enero 5, 2017

La importancia de la relajación y meditación desde la infancia reside no sólo en la sensación de tranquilidad, sino de las habilidades que se pueden desarrollar frente a situaciones cotidianas que producen tensión o ansiedad. Es decir que al ir integrando herramientas que permitan a los niños regular las emociones negativas, como la ira, agresividad o estrés, tenderán a a desarrollar mecanismos estratégicos para el control de ciertas conductas y así reducir significativamente síntomas relacionados con el miedo, ansiedad o síntomas depresivos.

Sin embargo, ¿cómo se puede guiar a nuestros niños para que aprendan herramientas de meditación y relajación con el fin de que las integren en su día a día habitual? Si bien depende del rango de edad, existen métodos fáciles para lograrlo. Por ejemplo, durante la primera infancia –entre los dos años y medio y los seis años–, lo ideal es introducir herramientas mediante “juegos de relajación”, como los cuentos, con entornos tranquilos y silenciosos al ir a la cama para facilitar la transición al sueño; mientras que en la segunda infancia –de los siete a los nueve años–, lo ideal es ir dejando los cuentos y centrarse en instrucciones enfocadas en el control de la respiración, sensaciones corporales, etcétera. A continuación te compartimos algunas ideas de meditación infantil para ir a dormir:

meditacion-para-niños-arttextum-replicacion

– Crea un ambiente relajado. Al jugar con las luces, con un alumbrado más tenue como a la luz de las velas, y aromas como la lavanda, se crea un ambiente de tranquilidad que facilita la inducción de sueño. Por ejemplo, a la hora de encender la vela, se le puede dedicar a alguien querido en quien los niños piensen.

– Usa canciones para las transiciones. En una frase simple que introduzca la canción, como “Escuchemos la canción mientras calmamos el cuerpo acostándonos en la cama”, se puede dejar fluir el sonido de la tranquilidad.

– Practiquen algunas posiciones de yoga usando las referencias de animales o criaturas mágica. Elige unas seis posiciones ideales para descansar, alterando sus nombres por “posición de la sirena, árbol, montaña, cobra, mariposa, camello, oso…” y realizando sonidos similares a los animales usados.

– A la hora de dormir, hagan ejercicios de respiración mindfulness e imaginación. Es decir que la respiración controlada, basa en cuatro puntos –inhalar durante cuatro segundos, sostener durante cuatro segundos, exhalar durante cuatro segundos, sostener durante cuatro segundos– puede facilitar el sueño. Mientras realizan la respiración, cuéntales un cuento haciendo referencia a los sonidos de alrededor, a las sensaciones de su cuerpo, a los olores de la cercanía, etcétera.

– Cuéntales un cuento. La imaginación y la creatividad son herramientas poderosas para los niños, por lo que incentivarlos a crear sus propios personajes los ayudará a sentirse integrados a la dinámica. Al menos una planta, un árbol, una animal o un elemento de la naturaleza. El objetivo es que puedan recuperar de la memoria los sonidos, los olores, los sabores del cuento.

– Deja que el sonido de música clásica suene a lo largo de estas transiciones entre las actividades previas para dormir. Mientras que la música suene, acuéstate junto con ellos y realiza los ejercicios de meditación antes descritos. Esto no sólo fomentará la creatividad, también creará un vínculo fuerte entre padres e hijos.

Imagen de Portada: Kate Surgey

Creemos en tu trabajo y opinión, por eso lo difundimos con créditos; si no estás de acuerdo, por favor contáctanos.


Artists de Arttextum relacionados:

Rossana Martinez, artista Arttextum
Rossana Martínez
Ana Álvarez-Errecalde, artista Arttextum
Ana Álvarez-Errecalde

Michael Franti & Spearhead – Good to Be Alive Today

Michael Franti & Spearhead – Good to Be Alive Today

Authors: Dwayne Chin-Quee, Michael Franti, Stephen Mcgregor
Via YouTube May 29, 2016

Video recommended by Mick Lorusso from the US/Italy, collaborator of Arttextum’s Replicación

Michael Franti & Spearhead – Good to Be Alive Today.

Michael Franti & Spearhead – Good to Be Alive Today

It’s a long road, oh
Everyday I wake up and turn my phone on
I read the news of the day, just as it’s coming down
I do my best not to let it get me down
I try to keep my head up, but is Babylon
This world’s in crisis, we try to fight it, this changing climate
With scientists and politicians divided by it
So many ways we could solve it but they would never sign it
This mountains tumbling down, but still we try to climb it
It’s in the Torah, Quran and in the Bible
Love is the message for some how we turn to rivals
It’s come to people always picking up their rifles
Another school getting shot up homicidal

Some people tryna look fly, some people tryna get high
Some people losing their mind, some people tryna get by
And when you look in my eyes, you see the sign of the times
We all looking for the same thing

But what if this song’s number one
Would it mean that love had won?
Would it mean that the world was saved?
And no guns are being drawn today?
What if everybody had a job?
And nobody had to break a law?
What if everyone could say
That it’s good to be alive today (oh, oh, oh, oh)
Is it good to be alive today (oh, oh, oh, oh)
Is it good to be alive today (oh, oh, oh, oh)
Is it good to be alive today (oh, oh, oh, oh)
No matter what nobody say

People used to feel safer when they would hear a siren
Like help is on its way but now they only think of violence
Another youth in the streets and police is in a conflict
And now they hear the guns click, yo
Ebola crisis and ISIS is taking heads off
A drone is bombing a village and now the kids all
Signing up to be soldiers, but they all willing now
To do the killing now, now are you willing now?
Some politicians out there making up some problems
And tryna tell the people that they can solve them
With TV shows and soundbites and quotes
But everybody knows that it’s all about the cash flow
They telling you and me, they’re making progress
But tell it to the millions of jobless
It’s like a players club with billions of dollars
To get the votes you got to make it rain in congress

Some people tryna look fly, some people tryna get high
Some people losing their mind, some people tryna get by
And when you look in my eyes, you see the sign of the times
We all looking for the same thing

But what if this song’s number one
Would it mean that love had won?
Would it mean that the world was saved?
And no guns are being drawn today?
What if everybody had a job?
And nobody had to break a law?
What if everyone could say
That it’s good to be alive today (oh, oh, oh, oh)
Is it good to be alive today (oh, oh, oh, oh)
Is it good to be alive today (oh, oh, oh, oh)
Is it good to be alive today (oh, oh, oh, oh)
And we all say

One day, one day
One day, one day
One day, we all will say
That it’s good to be alive today
One day, one day
One day, one day
One day, we all will say
That it’s good to be alive today

We believe in your work, that's why we share it with original links; if you disagree, please contact us.


Related Arttextum artists:

Ana Álvarez-Errecalde, artista Arttextum
Ana Álvarez-Errecalde
Rossana Martinez, artista Arttextum
Rossana Martínez
Glenda León, artista Arttextum
Glenda León

CGI Short Film “Extinguished” by Ashley Anderson and Jacob Mann

CGI Short Film “Extinguished” by Ashley Anderson and Jacob Mann

Authors: Ashley Anderson and Jacob Mann
Via YouTube | July 23, 2017

Video animation recommended by Fernanda Xanat López Ortega from Mexico, collaborator of Arttextum’s Replicación

“Extinguished” by Ashley Anderson and Jacob Mann In a world where flames represent love, it’s easy to get your heart burned.

Running time: 03:43

Created at Ringling College of Art and Design
Jacob Mann – jacobmannart.com
Ashley Anderson – ashleyanderson.squarespace.com

We believe in your work, that's why we share it with original links; if you disagree, please contact us.


Related Arttextum Artists:

Valeria Marruenda Huesca, artista Arttextum
Valeria Marruenda Huesca
Georgina Santos, artista Arttextum
Georgina Santos
Minia Biabiany, artista Arttextum
Minia Biabiany

The Black Eyed Peas – Where Is The Love?

Authors: George Jr Pajon, Justin Timberlake, Michael Fratantuno, Printz Board, Allan Pineda, Will Adams, Jaime Gomez
Via YouTube | Uploaded on Jun 16, 2009

 

Music video by Black Eyed Peas performing Where Is The Love?. (C) 2003 Interscope Geffen (A&M) Records A Division of UMG Recordings Inc.

Where Is The Love?

What’s wrong with the world, mama
People livin’ like they ain’t got no mamas
I think the whole world addicted to the drama
Only attracted to things that’ll bring you trauma

Overseas, yeah, we try to stop terrorism
But we still got terrorists here livin’
In the USA, the big CIA
The Bloods and The Crips and the KKK

But if you only have love for your own race
Then you only leave space to discriminate
And to discriminate only generates hate
And when you hate then you’re bound to get irate, yeah

Madness is what you demonstrate
And that’s exactly how anger works and operates
Man, you gotta have love just to set it straight
Take control of your mind and meditate
Let your soul gravitate to the love, y’all, y’all

People killin’, people dyin’
Children hurt and you hear them cryin’
Can you practice what you preach?
Or would you turn the other cheek?

Father, Father, Father help us
Send some guidance from above
‘Cause people got me, got me questionin’
Where is the love (Love)

Where is the love (The love) [2x]
Where is the love, the love, the love

It just ain’t the same, old ways have changed
New days are strange, is the world insane?
If love and peace are so strong
Why are there pieces of love that don’t belong?

Nations droppin’ bombs
Chemical gasses fillin’ lungs of little ones
With ongoin’ sufferin’ as the youth die young
So ask yourself is the lovin’ really gone

So I could ask myself really what is goin’ wrong
In this world that we livin’ in people keep on givin’ in
Makin’ wrong decisions, only visions of them dividends
Not respectin’ each other, deny thy brother
A war is goin’ on but the reason’s undercover

The truth is kept secret, it’s swept under the rug
If you never know truth then you never know love
Where’s the love, y’all, come on (I don’t know)
Where’s the truth, y’all, come on (I don’t know)
Where’s the love, y’all

People killin’, people dyin’
Children hurt and you hear them cryin’
Can you practice what you preach?
Or would you turn the other cheek?

Father, Father, Father help us
Send some guidance from above
‘Cause people got me, got me questionin’
Where is the love (Love)

Where is the love (The love)? [6x]
Where is the love, the love, the love?

I feel the weight of the world on my shoulder
As I’m gettin’ older, y’all, people gets colder
Most of us only care about money makin’
Selfishness got us followin’ the wrong direction

Wrong information always shown by the media
Negative images is the main criteria
Infecting the young minds faster than bacteria
Kids wanna act like what they see in the cinema

Yo’, whatever happened to the values of humanity
Whatever happened to the fairness and equality
Instead of spreading love we’re spreading animosity
Lack of understanding, leading us away from unity

That’s the reason why sometimes I’m feelin’ under
That’s the reason why sometimes I’m feelin’ down
There’s no wonder why sometimes I’m feelin’ under
Gotta keep my faith alive ‘til love is found
Now ask yourself

Where is the love? [4x]

Father, Father, Father, help us
Send some guidance from above
‘Cause people got me, got me questionin’
Where is the love?

Sing with me y’all:
One world, one world (We only got)
One world, one world (That’s all we got)
One world, one world
And something’s wrong with it (Yeah)
Something’s wrong with it (Yeah)
Something’s wrong with the wo-wo-world, yeah
We only got
(One world, one world)
That’s all we got
(One world, one world)

We believe in your work, that's why we share it with original links; if you disagree, please contact us.


Related Arttextum Artists:

Edith López Ovalle, artista Arttextum
Edith López Ovalle
Taniel Morales, artista Arttextum
Taniel Morales
Leonel Vásquez, artista Arttextum
Leonel Vásquez

¿Se puede aprender a ser artista?

¿Se puede aprender a ser artista?

Autor: 
Vía Jotdown | Marzo 2017

Artículo recomendado por Cindy Elizondo, colaboradora de Costa Rica para Replicación de Arttextum

Tenemos una imagen del artista. Y es una imagen de la que es difícil escapar, muy formada, fija, casi cincelada en mármol: el artista es una persona solitaria y ensimismada en su investigación y su trabajo. Una persona con un talento especial, un don recibido por los hados o las musas y que manifiesta desde la infancia más temprana. Alguien destinado, predestinado al arte.

¿Pues saben una cosa? Esa imagen es más falsa que un Velázquez comprado en el Retiro. Sí, es cierto que un creador puede tener aptitudes más o menos naturales. Una sensibilidad más enfocada o una predisposición a observar e interpretar el mundo, pero lo más probable es que no tenga nada que ver con infusiones divinas, sino con la educación, lo familiar o lo ambiental. Incluso algo tan intangible, tan aparentemente hermético como el genio, también se puede aprender. Y enseñar.

El propio Diego Velázquez no emergió de una marmita de gracia artística. Su talento ya se apreciaba en la infancia, sí, pero nunca como un encapsulado prodigio. A Velázquez le enseñaron. Le enseñaron el «arte bien y cumplidamente según como vos lo sabéis sin encubrir de él cosa alguna.» Así rezaba parte del contrato que su padre, Juan Rodríguez de Silva, firmó con el pintor sevillano Francisco Pacheco. Diego tenía once años y aprendió, ya lo creo que aprendió. Aprendió a moler los colores, a decantar los barnices y a tensar los lienzos. Y aprendió a dibujar, porque Pacheco, que más tarde se convertiría en su suegro, no era un gran pintor pero era un excelente dibujante a lápiz y a carbón. Velázquez aprendió a delimitar contornos, a usar las sombras y a generar expresiones. En cien estudios y retratos, Diego aprendió todo lo que pudo, todo lo que Pacheco sabía sin ocultarle ninguna cosa. Y cuando ya no tuvo más que aprender, aprendió a buscar su propio camino. Aprendió a ir más allá. Aprendió a pintar lo que no existía en el lienzo ni en la figura. Lo que había en el medio. Aprendió a pintar el aire.

Sueño de San José, Francisco Pacheco, 1617 y Adoración de los Magos, Diego Velázquez, 1619.
Sueño de San José, Francisco Pacheco, 1617 y Adoración de los Magos, Diego Velázquez, 1619.

La arquitectura es la disciplina artística menos artística de todas, sobre todo desde la eclosión del Movimiento Moderno a principios del siglo XX. La arquitectura siempre responde a un programa y a una función porque siempre debe cumplir la función y el programa para los que ha sido concebida. Y además debe ser sólida, consistente y resistente; literalmente, no como característica conceptual. Los edificios tienen que mantenerse en pie. La arquitectura es el arte más profesional de todos porque debe cumplir la utilitas y la firmitas vitruvianas. Pero, ¿y la venustas? ¿Y la belleza? ¿Se puede enseñar la belleza arquitectónica?

Eduardo Souto de Moura nació en Oporto en 1959. Su padre, José Alberto, era cirujano oftalmólogo y de él aprendió la exactitud y la precisión. De su madre, Maria Teresa Ramos, aprendió la dedicación y el trabajo constante. Maria Teresa era ama de casa. Souto de Moura estudió en la Escola Superior de Belas Artes de Porto antes de que se convirtiese en Facultad de Arquitectura. La arquitectura era una de las bellas artes y allí aprendió a que sus edificios fuesen útiles, fuesen firmes y también a que fuesen bellos. Aunque aún no tenía del todo claro dónde estaba la belleza en la arquitectura. Aún sin terminar la carrera, trabajó durante cinco años en el estudio de Álvaro Siza Vieira, el gran maestro de la arquitectura portuguesa. De Siza aprendió el respeto por el contexto, por el lugar y por el tiempo. Aprendió que los edificios pertenecían a una tradición material e incluso simbólica, a veces transnacional y a veces vernácula. Allí comprendió que la belleza de la arquitectura no se podía aislar, sino que se conformaba por un agregado poliédrico de múltiples características interconectadas e interrelacionadas. Que todo contribuía a generarla. La belleza era imposible sin exactitud y precisión, sin dedicación y trabajo continuo, sin utilidad y resistencia, sin comprensión del tiempo, el lugar y el mundo. Quizá nunca supere a su maestro, pero de él también aprendió a volar libre, porque fue el propio Siza quien insistió una y otra vez en que abriese su propio despacho. Y así lo hizo en 1980, al poco de licenciarse. Eduardo Souto de Moura fue galardonado con el Premio Pritzker en 2011. Álvaro Siza lo había recibido en 1992.

A veces, el aprendizaje no es vernáculo sino exterior. Y eso pasa en cualquier disciplina, también en el arte.

Cristina Iglesias comenzó la carrera de Ciencias Químicas pero la abandonó enseguida para estudiar arte. Seguramente algo tendría que ver con la pequeña nube noosférica que sobrevolaba su familia y que hizo que todos los hermanos —los cinco— acabasen dedicados a profesiones creativas: desde el compositor Alberto hasta la escritora y guionista Lourdes. Cuando ya había cumplido veinte años, Cristina abandonó su Donostia natal para aprender dibujo y cerámica en Barcelona. Allí descubrió la escultura y el barro: «Me interesaba ese material moldeable al que podía añadir color.» Pero Iglesias quería buscar nuevos lenguajes que no podía encontrar en Barcelona. Así que, en 1980, se marchó a Londres, a la Chelsea School of Art. En la capital británica todo era distinto, era más abierto, menos atado al clasicismo o al academicismo. Surgía la new british sculpture y surgían figuras como Tony Cragg, Richard Wentworth o Anish Kapoor.

Cloud Gate de Anish Kapoor, instalada en Chicago en 2004 y las puertas de la ampliación Museo del Prado de Madrid, obra de Cristina Iglesias de 2007. Fotografías: Steve Wright Jr. y Jacinta Lluch Valero (CC)
Cloud Gate de Anish Kapoor, instalada en Chicago en 2004 y las puertas de la ampliación Museo del Prado de Madrid, obra de Cristina Iglesias de 2007. Fotografías: Steve Wright Jr. y Jacinta Lluch Valero (CC)

Cristina Iglesias aprendió de todos ellos. De Kragg aprendió la articulación sinuosa, de Wentworth aprendió la yuxtaposición de materiales y elementos que no suelen estar juntos, de Kapoor aprendió la distorsionada reflexión de la luz. Y no les hizo caso a ninguno de ellos. Por eso, cuando recibió el Premio Nacional de Artes Plásticas en 1999, nadie pudo encontrar influencias directas en sus superficies rugosas y matéricas o en sus intrincadas celosías. Porque Iglesias siempre quiso trabajar en el lateral de la corriente. Y quizá fue ese su mayor aprendizaje: que la verdadera enseñanza reside en el pensamiento, no en la imitación.

Y también hay casos en los que no se aprende de maestros y ni siquiera de colegas de disciplina; se aprende de coetáneos y de amigos. Se aprende de un ambiente generacional. Y todos aprenden de todos.

Cuando llegó a Madrid a los dieciocho años, Pedro Almodóvar no llevaba una maleta de cartón, sino el maletín de maquillaje de Patty Diphusa. En La Mancha de su infancia había aprendido que no quería saber nada de La Mancha ni de su infancia, que no quería saber nada del mundo en el que había crecido. Quería un mundo distinto y quería contarlo en una pantalla y, aunque no pudo matricularse en la escuela de cine, le dio igual porque aprendería de todo lo demás. Y todo lo demás era, literalmente, todo. Almodóvar aprendió del aire nuevo y de las calles nuevas. Aprendió del porno, de la cultura y de la contracultura. De El Víbora y de Diario 16. Aprendió de Félix Rotaeta y de Carmen Maura y de Ana Curra y de Alaska y de Carlos Berlanga y de Fabio McNamara y de Alberto García-Alix. Todos amigos y todos coetáneos. Todos movidos en la Movida. Y todos aprendieron de él. Todos aprendieron a mearse delante de la cámara, a estar al borde de un ataque de nervios, a disfrutar de las grandes gangas y a mirarse el lado femenino.

Y todos se enseñaron y todos aprendieron a crecer y a entender el pasado. A entender que Madrid les pertenecía como les pertenecía México, León, El Escorial o Calzada de Calatrava. Y Almodóvar siguió aprendiendo, entre Óscars, Goyas, Césars, BAFTAs y Davides de Donatello. Entre el Premio Nacional de Cinematografía y el Premio Príncipe de Asturias aprendió incluso a Volver. También aprendió de Russ Meyer, de John Waters o de David Lynch, como lo había hecho de Fernando Colomo y de Alfonso Marsillach. Y ellos aprendieron de Almodóvar. Hasta ahora y desde el principio.

Desde el principio enseñan en la Escuela de Profesiones Artísticas SUR fundada por el Círculo de Bellas Artes y La Fábrica. Enseñan a aprender. Y a aprenderlo todo de todos. Allí no estará Velázquez, pero sí estará Souto de Moura, Iglesias, Almodóvar y García-Alix. Como estará Luis de Pablo, Oscar Mariné o Eduardo Arroyo. Y también estarán alumnos de todas las edades y procedencias de los que aprender y a los que enseñar. Aprender y enseñar a mezclar colores, a absorber influencias de todos lados, a contemplar el contexto y el tiempo y el lugar, a mirar y a volver o a pensar sin imitar. En definitiva, a querer ser artista. A querer al arte.

Sí, quizá para ser artista solo necesitamos proponérnoslo. Y dejar que nos enseñen.

Imagen de portada: Ana María González, Medellín, Colombia, veintitrés años. Artista plástica. Alumna de SUR. Foto: Luis de las Alas

Creemos en tu trabajo y opinión, por eso lo difundimos con créditos; si no estás de acuerdo, por favor contáctanos.


Artistas de Arttextum relacionados:

Johanna Villamil, artista Arttextum
Johanna Villamil
Marcela Armas, artista Arttextum
Marcela Armas
Georgina Santos, artista Arttextum
Georgina Santos