Snail’s House – Pixel Galaxy

Snail’s House – Pixel Galaxy

By: Ujico* / Snail’s House
Via YouTube | October 23, 2017

Video recommended by Fernanda Xanat López Ortega from Mexico, collaborator of Arttextum’s Replicación

Este vídeo representa de una manera muy exacta la vida contemporánea japonesa. Seleccioné este vídeo por el contenido visual, la música y por la historia que tiene el vídeo en donde se puede mirar hacia el infinito e imaginar mundos posibles.  //  This video represents in a very accurate way, the contemporary Japanese lifestyle. I selected this video because of its visual content, the music and the story where one can contemplating the infinite and allow oneself to imagine possible worlds.
We believe in your work, that's why we share it with original links; if you disagree, please contact us.

Related Arttextum Artists:

Glenda León, artista Arttextum
Glenda León
Valeria Marruenda Huesca, artista Arttextum
Valeria Marruenda Huesca
Andrea Nacach, artista Arttextum
Andrea Nacach

Wild Child – Pillow Talk

Wild Child – Pillow Talk

By: Wild Child
Via YouTube | January 28, 2012

Video recommended by Fernanda Xanat López Ortega from Mexico, collaborator of Arttextum’s Replicación

When I sleep, I’m dreaming
When I sleep, I’m dreaming
When I sleep, I’m dreaming for you
Feel my heart it’s aching
Wish I could stop breaking
Spend all day just thinking for you
When you sleep, I’m thinking
When you sleep, I’m thinking
When you sleep, I’m thinking for her
Wish I still could love you
Floating high above you
Just don’t think I’m sinking for you
This pillow talk
Don’t wake me up
My dream is done
I’m still in love
I know your fears
Just lying here
I think I’ll leave
Please don’t my dear
This pillow talk will wake me up
No matter what I’m dreaming
When you leave, I’m lying When you leave,
I’m lying
When you leave, I’m lying for you
And I know it hurts you
Nothing else I can do
You won’t let me, though I want to
When you leave, I’m lonely When you leave,
I’m lonely When you leave,
I’m lonely for you
Roll around in our bed
Can’t stop thoughts in my head
The screaming girl just gets up for you
This pillow talk Don’t wake me up
My dream is done
I’m still in love
I know your fears
Just lying here
I think I’ll leave
Please don’t my dear
This pillow talk will wake me up
No matter what I’m dreaming
Pack my things, I’m leaving
Wish I could stop breathing
Know you’ll be coming back for me
If we fight and make up
If we fight and make up
If we fight, we wake up lonely
This pillow talk
Don’t wake me up
My dream is done
I’m still in love
I know your fears
Just lying here
I think I’ll leave
Please don’t my dear
This pillow talk will wake me up
No matter what I’m dreaming
 
We believe in your work, that's why we share it with original links; if you disagree, please contact us.

Related Arttextum Artists:

Valeria Marruenda Huesca, artista Arttextum
Valeria Marruenda Huesca

 

CGI Short Film “Extinguished” by Ashley Anderson and Jacob Mann

CGI Short Film “Extinguished” by Ashley Anderson and Jacob Mann

Authors: Ashley Anderson and Jacob Mann
Via YouTube | July 23, 2017

Video animation recommended by Fernanda Xanat López Ortega from Mexico, collaborator of Arttextum’s Replicación

“Extinguished” by Ashley Anderson and Jacob Mann In a world where flames represent love, it’s easy to get your heart burned.

Running time: 03:43

Created at Ringling College of Art and Design
Jacob Mann – jacobmannart.com
Ashley Anderson – ashleyanderson.squarespace.com

We believe in your work, that's why we share it with original links; if you disagree, please contact us.


Related Arttextum Artists:

Valeria Marruenda Huesca, artista Arttextum
Valeria Marruenda Huesca
Georgina Santos, artista Arttextum
Georgina Santos
Minia Biabiany, artista Arttextum
Minia Biabiany

Cómo saber cuando su hijo es un artista

Autor: Prof. Arcadio Esquivel
Vía Facebook | Mayo 14, 2012

Artículo recomendado por Cindy Elizondo, colaboradora de Costa Rica para Replicación de Arttextum

De una manera visible las personas que tienen enorme potencial de ser artistas natos hacen cosas poco usuales, de manera que si su hijo busca estar siempre a solas, se lanza horas sobre el papel en blanco para crear o se abandona a si mismo, esto es, que no quiere comer o no quiere asearse, muchas veces por el afán de dar forma a una obra que de ninguna manera será la última, es probable que tenga usted en su casa a un artista en potencia.

Es cierto que no hay un artistómetro para medir la capacidad creativa de los individuos en sus años primeros de vida, pero las conductas individuales suelen ser un parámetro que nos puede ayudar de alguna manera. La niña o el niño retraído, el que tiene pocas palabras para conversar, el distraído o la niña o el niño que se entregan a la observación de las cosas por lapsos relativamente largos, son de alguna forma sujetos a los que hay que prestar atención.

Ante individuos con estas características lo mejor será auspiciarlos, para observar si responden a estímulos orientados hacia el arte, o sea que usted como padre o madre está en la casi obligación de suministrarles material de arte, instrumentos para desempeño artístico y documentos de arte para la inspiración, como revistas y libros sobre arte o artistas.

En las épocas escolares y colegiales será importante no eliminar estas prácticas creativas, ni siquiera durante la época de evaluaciones, lo recomendable será dosificar sus tiempos para la creatividad y convertirlos en complementos de estudio y estímulo de acuerdo al desempeño académico.

Recuerdo que durante mi época de estudiante en el colegio, vino a nuestra institución un escultor, quien recorrió el edificio hablando de su carrera a los alumnos en varias aulas, yo sobredimensioné a aquel artista a tal punto que no me importó ausentarme de una de mis clases con tal de verle y observar varias de sus esculturas mientras las acomodaba en el salón de actos de mi colegio. Fue una visita que reafirmó en mi, el deseo de ser artista. Esta experiencia personal debería ser útil para todos los padres que conociendo de alguna actividad que involucre artistas, puedan hacer partícipes a sus hijos para que conozcan a los que se desempeñan en el mundo del arte y quien sabe, podamos dar un gran empujón intelectual, al artista en ciernes.

Darle oportunidades a los hijos para que se descubran a sí mismos como artistas es de vital importancia.

Imagen cortesía de El alma al aire

Creemos en tu trabajo y opinión, por eso lo difundimos con créditos; si no estás de acuerdo, por favor contáctanos.


Artistas de Arttextum relacionados:

Valeria Marruenda Huesca, artista Arttextum
Valeria Marruenda Huesca
Rita Ponce de León, artista Arttextum
Rita Ponce de León
Ana Álvarez-Errecalde, artista Arttextum
Ana Álvarez-Errecalde

Silencio y sueño: Las dos necesidades de la mente que se han vuelto lujos

Silencio y sueño: Las dos necesidades de la mente que se han vuelto lujos

Autor: Alejandro Martínez Gallardo
Vía PijamaSurf -Altercultura | Julio 23, 2016

Artículo recomendado por Karla Castillo, colaboradora de México para Replicación de Arttextum

 

EL SUEÑO Y EL SILENCIO SE HAN VUELTO PRODUCTOS DE LUJO, SIENDO NECESIDADES DE LA MENTE Y EL ALMA, LO CUAL NOS DICE MUCHO DE LA ÉPOCA EN LA QUE VIVIMOS

Vivimos en un mundo donde lujos, caprichos y fantasías son transformados en necesidades por la maquinaria mediática-económica. Creemos que necesitamos el nuevo iPhone, el cuerpo de una modelo de Victoria’s Secret o la vida estereotípicamente feliz de una familia moderna. Mientras esto sucede cosas que realmente sí son necesarias, como el silencio y el sueño, se convierten en carísimos lujos que sólo algunos pueden pagar o que sólo algunos tienen la estabilidad mental necesaria para recordar su importancia, inmersos en el frenesí de estímulos y estrés de la realidad actual.

La confusión en la que estamos envueltos puede apreciarse por el hecho de que hasta hace algunos años dormir poco era considerado un signo de éxito y admiración, ya que significaba que una persona estaba muy ocupada, era importante y estaba mayormente transformando su tiempo en dinero. Esto todavía puede apreciarse en ciertos ambientes urbanos competitivos, como en Tokio, donde se practica el extraño fenómeno del inemuri, dormir en el trabajo como símbolo de que la persona está entregada a su labor y está permanentemente disponible, por lo cual amerita mayor responsabilidad, promoción y salario.

En los últimos años estudios científicos han mostrado que prácticamente no hay nada tan dañino para la salud en general como consistentemente descuidar nuestro tiempo de sueño. Dormir mal –y esto significa cantidad de horas pero sobre todo calidad, lo cual tiene que ver con el silencio– es casi equivalente a asegurarse que estamos apilando un fardo de enfermedades, estrés, mal humor y bajo desempeño. Puede que algunos sean más resistentes que otros, pero si una persona simplemente no le da mucha importancia a su sueño, esto acabará costándole muy caro en términos de salud. En esto observamos una tendencia en la que se prioriza el dinero sobre la salud, se cree que el dinero puede resolverlo todo y se legitima entonces dormir poco –o en realidad cualquier actividad– para ganar más dinero (el cual puede redimir cualquier cosa).

Vivimos en un mundo que se rige por la economía, una economía de crecimiento infinito en la que lo fundamental es generar más ingresos pero no necesariamente generar más prosperidad, como claramente ha mostrado Douglas Rushkoff en su más reciente libro. En el afán de generar más ganancias, hemos atiborrado nuestros espacios de objetos ruidosos, de tecnología que perturba los ciclos naturales y de un imperativo moral de ser productivos. Nuestra visión económica de la realidad opera de manera predatorial, en todos lados buscando extraer valor –aunque esto signifique explotar y saquear la naturaleza– para seguir presentando resultados de crecimiento. Esto ha llevado a que el sistema incluso haya convertido el dormir en un producto de lujo, habiendo antes orillado a los ciudadanos a llevar una vida de estrés y alta presión, en general poco conducente del sueño, en el intento de perseguir el otro sueño: el sueño del éxito, el sueño aspiracional de tener más cosas, el sueño americano, etc. En estos casos de dinámicas todos pierden, el único que gana es el sistema capitalista y las grandes corporaciones que son entidades abstractas, cada vez más parecidas a algoritmos que operan más allá del control humano.

Dormir bien se ha convertido en un lujo y no se han tardado diferentes empresas y personalidades en capitalizarlo. La fundadora del Huffington Post, Arianna Huffington, ha embanderado la importancia de obtener las 8 horas diarias –lo que el médico ordenó– y ha publicado The Sleep Revolution, un nuevo libro sobre este tema. El Huffington Post predice que los salones de siesta serán tan comunes como las salas de conferencias en las oficinas corporativas.

The Guardian detecta que empieza a haber un boom de productos y servicios relacionados al sueño y a su optimización; Un lugar como YeloSpa está cobrando a los ajetreados ciudadanos de las grandes urbes 1 dólar por minuto de sueño; existen nuevos “retiros de sueño”, donde se pueden pagar hasta mil dólares por un par de días de terapia; nuevas innovaciones en el mercado de los colchones y camas en lo que se empieza a llamar “performance bedding”, tecnología del descanso orientada a mejorar el performance de los individuos, así como también salones de sueño como antes salones de belleza (y es que el sueño se transforma también en coeficiente de belleza)

A la par se han generado numerosas aplicaciones y gadgets, como máscaras para dormir que monitorean ondas cerebrales y estados REM, y cuyo fin es hackear el sueño ideal para presentar una ventaja competitiva al ejecutivo moderno. Todo esto está siendo vendido sobre todo bajo la rúbrica de que el sueño tiene una función esencial: mejora tu desempeño y aumenta tu producción. Así tenemos un círculo o negocio completo.

Evidentemente pocas personas pueden pagar spas para dormir, o wearable tech de 200 dólares para mejorar su sueño y no todos tienen nueve asistentes como Arianna Huffington, para así poderse consagrarse a los brazos reparadores de Morfeo… y sin embargo, pocas cosas realmente son más importantes que dormir bien.

Dormir se ha convertido en un símbolo de estatus: dormir como un bebé… o dormir como una mujer blanca de perfil socieconómico A- o A+. Estudios muestran que los pobres duermen peor que los demás y que las personas que mejor duermen –al menos en Estados Unidos– son las mujeres blancas de clase alta. Dormir bien no se trata solamente de tener tiempo para dormir, es también necesario estar en el espacio adecuado –por ejemplo, un barrio donde no haya mucho ruido– e incluso tener el cuerpo y la mente adecuada: una persona sometida a alto estrés, enferma o con distintos achaques difícilmente podrá dormir bien. Cuando esto falla, es necesario tener la capacidad de abstraerse, de relajarse y hacer silencio. ¿Pero quién tiene tiempo para mantener una disciplina meditativa que le permita silenciar el ruido del mundo y paliar la altisonante locura colectiva, así como también silenciar sus propios pensamientos interpenetrados por las cuitas mundanas? Esto, nos dirían las personas que duermen 5 o 6 horas diarias para trabajar más y poder ahorrar para comprarse un mejor automóvil, es un lujo.

La calidad del sueño, ese intangible en el reino de la cantidad, está relacionada con el silencio, lo cual también se ha convertido en un producto de lujo, reservado para los ricos o para aquellos dispuestos a abandonar las ciudades y las sociedades modernas, eligiendo una vida modesta, aislada y tranquila si bien teniendo que sortear las incomodidades de habitar lejos del gran supermercado o el gran centro comercial que es la urbe.

Al igual que el sueño, el silencio también está siendo pasado por un branding y toda una campaña de producto de lujo. Finlandia, por ejemplo, ha centrado su campaña para atraer turistas en promoverse como un lugar donde el silencio sigue existiendo. Sabemos que vivir en lugares ruidosos se correlaciona con todo tipo de enfermedades, dese alta presión arterial a mayor propensión a la esquizofrenia y otras enfermedades mentales. Por otro lado, estudios recientes muestran que el silencio promueve la generación de nuevas células del cerebro o neurogénesis.

El silencio es importante también para las personas que tienen un interés en crecer –pero ya no económicamente sino espiritualmente. Un estado de silencio, paz y relajación, son los requisitos para el funcionamiento correcto de la mente y la percepción precisa de la realidad, según filosofías como el budismo. El estado natural de la mente emerge cuando se logra cultivar el silencio –sorprendentemente la naturaleza de la mente no es la agitación, la aceleración o la excitación, es una amplitud más cercana a la vacuidad. El silencio en este sentido es lo que nos permite sentir esta vacuidad de las cosas que es descrita también como radiante y como infinita potencialidad. Paradójicamente, al ciudadano moderno la vacuidad le produce horror y estrés y rápidamente busca llenar el espacio de objetos y el silencio de ruido.

El místico Valentin Tomberg escribe en sus Meditaciones sobre los arcanos del tarot que el silencio es el punto de partida para todo camino espiritual y por ello está asociado con la carta del mago, la cual simboliza “una concentración sin esfuerzo”, la cual sólo es posible una vez establecido un silencio interno.

La concentración sin esfuerzo –es decir, ese lugar en el que no hay nada que suprimir y en donde la contemplación se vuelve tan natural como la respiración y el latido del corazón– es el estado de conciencia (i.e., pensamiento, imaginación, sensación y voluntad) de calma perfecta, acompañada de la completa relajación de los nervios y los músculos del cuerpo. Es el profundo silencio de los deseos, las preocupaciones, de la imaginación, de la memoria y el pensamiento discursivo. Uno podría decir que todo el ser se vuelve como la superficie quieta del agua, reflejando la inmensa presencia del cielo estrellado y su armonía inefable. […]

Con el tiempo, el silencio o la concentración sin esfuerzo se vuelve un elemento fundamental siempre presente en la vida del alma… Esta “zona de silencio”, una vez establecida, es un manantial del cual uno puede tomar tanto para el trabajo como para el descanso. Entonces tendrás no sólo concentración sin esfuerzo, también actividad sin esfuerzo.

El silencio interno nos permite no sólo dormir mejor sino también soñar mejor e iniciar experimentos controlados en el mundo onírico. Creemos que las 8 horas que dormimos, la tercera parte de la existencia, son un desperdicio. Pero además de que cumplen con una importante función de restauración de la energía, aprendizaje y regeneración celular, sólo pensamos esto porque no recordamos nuestros sueños o no hacemos nada interesante ahí. Pero son numerosas las tradiciones que han practicado algún tipo de yoga de los sueños y han considerado el tiempo del sueño como un mismo contínumm, no algo dividido de la vigilia. La clave en este sentido parece ser también el silencio; al haber calmado los pensamientos y ruminaciones del acontecer diario, se hace más fácil entrar al sueño en un estado de calma lúcida, de observación y de integración de la experiencia (ya no se divide nuestra vida como si todas las noches bebiéramos del río Leteo). Esto se traduce en una mayor recordación –al no tener nuestra atención cautiva en un fenómeno obsesivo– y a veces en la posibilidad de entrar en un estado lúcido en el que reconocemos que estamos soñando y que las experiencias oníricas son generadas por nuestra mente (una comprensión que podría ser llevada también a la vigilia).

El silencio es el estado fundacional que nos permite observar los fenómenos sin identificarnos con ellos y sin olvidarnos de lo que está sucediendo en el presente, aquí y ahora. En buena medida esto es así porque entrar en silencio es similar a crear una receptividad, un espacio y una apertura en la cual caben todas las cosas y desde la cual uno no colapsa sobre un fenómeno en particular; en el silencio no existen los ruidos externos o internos (pensamientos) que capturan nuestra atención y la llevan de excursión a la distracción de nuestros conceptos y recuerdos o temores. Desde esta “zona del silencio” puede emerger la profundidad de la mente y del tiempo. En este sentido el silencio nos coloca en el estado original, en la quietud que paradójicamente nos integra con el flujo perpetuo de las cosas, ante el vacío que es la inagotable fuente creativa. El Maestro Wáng Xiāngzhāi (王芗斋) dijo: “Moverse poco es mejor que moverse mucho; no moverse es mejor que moverse poco; moverse estando inmóvil es el movimiento de la creación”.

Creemos en tu trabajo y opinión, por eso lo difundimos con créditos; si no estás de acuerdo, por favor contáctanos.


Artistas de Arttextum relacionados:

Valeria Marruenda Huesca, artista Arttextum
Valeria Marruenda Huesca
Alejandro Tamayo, artista Arttextum
Alejandro Tamayo
Leonel Vásquez, artista Arttextum
Leonel Vásquez

Las bibliotecas humanas, donde se consultan personas en lugar de libros

Autor: Alejandro Gamero
Vía La piedra de Sisifo | Abril 5, 2016

 

Desde hace unos años las bibliotecas están experimentando cambios drásticos. No es solo que los catálogos tengan que adaptarse a los nuevos tiempos y a las nuevas tecnologías que estos conllevan, es que el concepto de biblioteca como recinto lleno de libros donde se accede a información ha quedado obsoleto. Antes bien, el cambio que están experimentando las bibliotecas consiste en redefinir su papel dentro de la sociedad. Ya hemos mencionado algunos experimentos interesantes en este sentido. Bibliotecas donde hay servicios sociales para ayudar a personas en situaciones desfavorecidas; o donde se presta prácticamente de todo, además de libros. Otra experiencia llamativa son las bibliotecas humanas, donde se pueden consultar personas en lugar de libros.

En principio, nada tiene que ver esta iniciativa con el Proyecto Fahrenheit 451, que basándose en el libro de Ray Bradbury pretende convertir a las personas en libros. Y digo en principio porque aunque nada tengan que ver ambos proyectos sí comparten una misma filosofía: fomentar el encuentro y el diálogo entre personas usando como pretexto los libros.

biblioteca-humana

La biblioteca humana es una experiencia que inició la ONG Stop the Violence en la ciudad danesa de Copenhague en el año 2000, dentro del Festival de Roskilde ‒uno de los mayores festivales de verano en Europa‒. Su objetivo fue, desde un primer momento, disminuir la discriminación entre los jóvenes celebrando la diferencia y promoviendo el diálogo, la tolerancia, la comprensión hacia personas provenientes de diferentes estilos de vida o culturas y el aprendizaje. En ese momento había en Dinamarca una enorme confluencia de personas de distintas culturas, religiones y razas y se extendió en la sociedad danesa una especie de sentimiento de invasión. Precisamente para contrarrestar esta creencia se le dio forma a la biblioteca humana, una plataforma para fomentar el diálogo entre personas que en condiciones normales no hablarían jamás, consiguiendo poner en entredicho prejuicios y estereotipos, y ayudando a afianzar la cohesión social.

¿Cómo funciona una biblioteca humana? Los usuarios que acceden a ella y consultan su catálogo en lugar de encontrar libros tradicionales hallarán personas con historias que contar y con las que se podrán sentar cara a cara durante media hora, no solo para escuchar sino para dialogar. Personas que en condiciones normales se vean excluidas de la comunidad por su condición social, económica, política o incluso física; personas que se hayan visto expuestas a la crítica o a los prejuicios de otras personas; que tengan algún tipo de discapacidad; que hayan sido desplazadas; o que se hayan visto sometidas a una situación de violencia; exalcholólicos o exdrogadictos; prostitutas.

Algunos de los títulos que han pasado por una biblioteca humana incluyen: Historia de un gitano, Veterano de la Guerra de Irak, Chico de orfanato, Hijo de supervivientes del Holocausto, Atleta olímpico, Mujer gorda o Cristiano crítico. «No juzgar un libro por su cubierta», es la frase que mejor describe el proyecto. Pero aunque en las bibliotecas humanas se priorice la marginación, para poder integrarla dentro de la comunidad, cualquier persona es libre de contar su historia. Desde que empezaran a funcionar se ha extendido a más de 50 países por todo el mundo. Lo único que se necesita es gente dispuesta a contar sus historias y personas que quieran escuchar.

Creemos en tu trabajo y opinión, por eso lo difundimos con créditos; si no estás de acuerdo, por favor contáctanos.


Artistas de Arttextum relacionadas:

María Paula Falla, artista Arttextum
María Paula Falla
Johanna Villamil, artista Arttextum
Johanna Villamil
Valeria Marruenda Huesca, artista Arttextum
Valeria Marruenda Huesca