See How Dancing Helps This Young Refugee Feel Welcome in a New Country | Short Film Showcase

By: National Geographic
Via YouTube | February 2, 2018

Meet Zain Younus—Pakistani refugee and dedicated Michael Jackson fan. In this touching story from Joshua Seftel of Smartypants, watch Zain transform into a “new American boy” as he performs his idol’s dance moves in the school talent show.
Due to escalating violence in his home country, Zain was granted asylum in the United States and has settled in New York City with his family. Eager to adjust to life in America, the 13-year-old and his siblings are attending a “refugee summer camp” that will help them improve their English language skills.
We believe in your work, that's why we share it with original links; if you disagree, please contact us.

Related Arttextum Artists:

Rodrigo Ramos, artista Arttextum
Rodrigo Ramos
Christians Luna, artista Arttextum
Christians Luna
Leonel Vásquez, artista Arttextum
Leonel Vásquez

 

Esta jardinera, además de adornar tu hogar, es un biofiltro que limpia aguas grises

Autor: Ecoosfera
Vía Ecoosfera | Octubre 7, 2017

Sabemos con mucha certeza, gracias a la creciente conciencia ambiental, que hay que cuidar el agua. Pero no se trata sólo de no desperdiciarla, el agua es un recurso que también se puede reutilizar. El secreto está en aprender a limpiarla correctamente, para que su uso sea seguro. Utilizamos agua para todo y esto representa un gasto fuerte, tanto económico, como ambiental. Si procuramos reutilizar el agua, no sólo le damos larga vida a este preciado recurso, también estamos disminuyendo el gasto de energía utilizada para hacerla llegar hasta cada casa.

En muchas ciudades, que carecen de fuentes propias de agua, esta se trae desde muy lejos, impulsándola con bombas eléctricas y esto representa altas emisiones de carbono. Además, hay diferentes tipos de aguas residuales, algunas necesitan ser tratadas en plantas muy especiales (como las aguas negras) y eso también requiere un gasto energético. Por otro lado, hay otro tipo de agua que tú puedes limpiar desde tu casa, evitando que se mezclen con las llamadas aguas negras y ayudando a ahorrar energía. El ahorro también es económico, pues si reciclas agua, utilizaras mucha menos de la que viene directamente de la corriente y eso se va a reflejar en tus gastos cotidianos.

¿Qué tipos de agua puedes limpiar?

Las aguas negras (que provienen de los escusados) no se pueden tratar desde casa de forma segura para la salud. Por otro lado, las aguas grises o aguas jabonosas son mucho más fáciles de manejar. Las aguas jabonosas son las que vienen del lavabo, fregadero, regadera, lavadora y lavadero. Además de jabones, las aguas grises sí contienen materia orgánica y bacterias, pues hemos utilizado esa agua para deshacernos de estos residuos. Vale la pena limpiarlas, porque esa materia orgánica se descompone y las bacterias se multiplican, convirtiendo las aguas grises en una variante muy similar a las aguas negras.

¿Cómo tratarla fácilmente?

Las aguas jabonosas se pueden tratar utilizando un biofiltro. Este consiste en la utilización de plantas y microorganismos para degradar la materia orgánica que contamina el agua. Los biofiltros de este tipo se pueden estructurar en forma de jardinera para que, además de cumplir su función, adorne tu casa o calle.  Sólo debes recordar que las plantas que te ayudarán a limpiar el agua tienen que poder sobrevivir a un medio pantanoso, es decir, constantemente húmedo.

El funcionamiento del biofiltro-jardinera es muy sencillo. Tienes que conectar todas tus salidas de aguas jabonosas hacia las jardineras a utilizar. El agua pasa por una “trampa de grasas” que sirve para captar toda los residuos grasos que puedan estar contaminándola. Esa misma trampa se encarga de separar los componentes sólidos más grandes, así el filtro no se tapará. A continuación, el agua llega a la jardinera, que es de un material impermeable y el relleno se divide en tres fases. La primera y tercera fase son grava volcánica, que ayudan a distribuir el agua de forma uniforme al entrar y salir. La fase intermedia es una mezcla de tierra y arena, que estará constantemente húmeda y aquí es donde se siembran las plantas de pantano. El jabón en el agua contiene nitrógeno y fósforo y las plantas lo aprovechan. Aunque, de cualquier forma, es recomendable tratar de utilizar poco cloro y detergentes biodegradables en la limpieza de casa. El agua filtrada se puede volver a aprovechar en labores domésticas, cerrando el ciclo de reutilización.

La construcción, instalación y mantenimiento del biofiltro en jardinera requiere tiempo y cuidado. Pero la inversión es valiosa en muchos sentidos. Si quieres aprender a armar el tuyo, diseñándolo para cubrir las necesidades de tu familia, puedes consultar este manual.

Creemos en tu trabajo y opinión, por eso lo difundimos con créditos; si no estás de acuerdo, por favor contáctanos.


Artistas de Arttextum relacionados:

Gilberto Esparza, artista Arttextum
Gilberto Esparza
Mick Lorusso, artista Arttextum
Mick Lorusso
Christians Luna, artista Arttextum
Christians Luna

50 Years Ago, This Was a Wasteland. He Changed Everything | Short Film Showcase

Author: National Geographic
Via YouTube | April 24, 2017

 

Almost 50 years ago, fried chicken tycoon David Bamberger used his fortune to purchase 5,500 acres of overgrazed land in the Texas Hill Country. Planting grasses to soak in rains and fill hillside aquifers, Bamberger devoted the rest of his life to restoring the degraded landscape. Today, the land has been restored to its original habitat and boasts enormous biodiversity. Bamberger’s model of land stewardship is now being replicated across the region and he is considered to be a visionary in land management and water conservation.

About Short Film Showcase:
The Short Film Showcase spotlights exceptional short videos created by filmmakers from around the web and selected by National Geographic editors. We look for work that affirms National Geographic’s belief in the power of science, exploration, and storytelling to change the world. The filmmakers created the content presented, and the opinions expressed are their own, not those of National Geographic Partners.

In Selah: Water from Stone by Fin & Fur Films, see how former Church’s Chicken CEO David Bamberger transformed a desert wasteland into a wildlife oasis.

Directed by Ben Masters: http://benmasters.com/

We believe in your work, that's why we share it with original links; if you disagree, please contact us.


Related Arttextum Artists:

Christians Luna, artista Arttextum
Christians Luna
María Paula Falla, artista Arttextum
María Paula Falla
Pedro Reyes, artista Arttextum
Pedro Reyes

Durante un año, esta chica únicamente compraba lo necesario. ¡Mira cuánto logró ahorrar!

Durante un año, esta chica únicamente compraba lo necesario. ¡Mira cuánto logró ahorrar!

Autor: Michelle McGagh The Guardian / Traducción y adaptación Genial.guru
Vía Genial.guru | November 26, 2016

Artículo recomendado por Andrea López Tyrer, colaboradora de Chile/España para Replicación de Arttextum

 

Durante 10 años Michelle McGagh trabajó como periodista financiera, al mismo tiempo batallaba para planear su presupuesto correctamente. Pensó que no era justo decirle a la gente cómo ahorrar y estar gastando dinero en todo tipo de tonterías.

Entonces decidió hacer un experimento y durante un año sólo compró lo más necesario. Se limitaba con pocas cosas: vestía lo que había en su armario, andaba en bicicleta, comía solo comida casera sencilla. Y logró ahorrar 23 mil dólares. Una cantidad más que buena.

Michelle habló de su experimento en un blog de la editorial The Guardian. Nosotros en Genial.guru lo leímos y elegimos lo más interesante.

Me di cuenta de que gastaba mucho dinero para cosas que no eran tan indispensables: ir a los bares, comprar ropa bonita, café para llevar, entre otras. Al mismo tiempo, tenía una hipoteca y otros gastos pesados.

Estaba involucrada en un torbellino del consumismo eterno, le creía a la publicidad y me parecía que solo gastando dinero podía ser más feliz. Me cansé de que el dinero no me rindiera para nada. Entonces decidí sacudir mi vida anterior y cambiar mis costumbres viejas, dejando por un año todo menos lo más indispensable.

Los gastos que conservé:

  • Hipoteca, servicios públicos, seguro de salud, ayuda a la familia, obras de caridad, Internet y teléfono móvil. Esto me costaba menos de 2 mil dólares al mes.
  • Los productos cosméticos de primera necesidad: champú, pasta dental, desodorante, etc. Detergentes para el hogar. Gastos en alimentos necesarios para la preparación de alimentos. A todo esto le destinábamos 35 humildes dólares a la semana.

Me abstuve de lo siguiente:

  • Entretenimiento y diversiones: ir al cine, a los restaurantes, comprar comida para llevar, café en cafeterías, viajes de vacaciones. Cualquier tipo de golosinas de supermercado.
  • Gastos en el gimnasio.
  • Ropa nueva, perfume, cosméticos decorativos, corte de cabello con un estilista.
  • Gastos en transporte: taxi, boletos de autobús, metro, etc.

En vez de eso empecé a:

  • Ir a todos lados en bicicleta: al trabajo, a los encuentros sociales o incluso fuera de la ciudad.
  • Hacer días de campo en parques, viajar con una tienda de campaña, buscar exhibiciones y conciertos gratuitos.
  • Comer comida casera más sencilla, evitando incluso los chocolates.
  • Entrenarme en casa (aunque andar cada día en bicicleta me susituía la mayor parte de los entrenamientos).

Durante este año aprendí a gastar dinero en comida de forma más eficiente: planeo con anticipación mis comidas y cenas, incluso aprendí a hornear. Si antes no sabía cocinar en absoluto, ahora lo hago bastante bien. Lo cual alegra mucho a mi marido.

No voy a fingir que fuera fácil. Incluso en los primeros meses cuando intentaba vivir como antes pero sin dinero. A veces quería dejarlo todo e ir de compras, embriagarme en un bar o simplemente comprar un boleto de autobús para no tener que usar bicicleta en un día ventoso.

Pero entendí una cosa importante: para empezar a sentir placer o divertirse, no es necesario sacar la billetera cada rato.

  • Visité muchos conciertos y festivales gratuitos, estudié todos los parques alrededor, participé en un montón de eventos deportivos. Visité tantas exhibiciones como nunca.
  • De vacaciones, mi marido y yo viajamos en bicicleta por la costa de Suffolk y Norfolk y dormimos en una tienda de campaña. Si no fuera por este experimento, jamás me hubiera decidido a hacerlo. Ahora no puedo esperar para repetirlo.

Hubo otras desventajas, claro. Me hacían falta nuevas comedias y blockbusters en el cine y reuniones con mis amigos en una cafetería. Sin el estilista, mi peinado se volvió caótico. También hubo momentos incómodos cuando nos invitaban a algún lugar y llegábamos con las manos vacías: no nos permitíamos comprar una botella de vino. Pero, en agradecimiento por comidas y cenas, les lavaba toneladas de platos a mis amigos.

5 Cosas que de verdad me hacían falta:

  • Curry auténtico. Aprendí a cocinar, pero mi curry está lejos de ser perfecto.
  • Flores vivas. Me di cuenta cuánta falta me hacían las flores cuando mis amigos me enviaron ramos de flores para mi cumpleaños. Las adoro.
  • Crema humectante. No la había incluído en la lista de las cosas indispensables y fue un gran error: mi cara sufrió daños por el viento.
  • Perfume. Me hubiera sentido más comoda con perfume. Porque tenía que usar tenis todo el tiempo por andar en bicicleta.
  • El autobús de verdad me hubiera ayudado mucho en los días lluviosos y con aire fuerte, especialmente antes de las reuniones importantes donde quería lucir bien.

En un año logré lo que parecía imposible: ahorré 23 mil dólares y pagué una gran parte de mi hipoteca. Y es una felicidad increíble porque antes pensaba que tendría que cargar con esa deuda durante otros 25 años. Claro que ya no ahorraré de forma tan extrema, pero ahora sé que soy capaz de decirle no a muchas cosas.

El año pasado me solían decir: “Apuesto que extrañas mucho ir de compras. En realidad, no. Me di cuenta de que no necesitaba cosas a la moda, en las que gastaba dinero antes. Un pantalón de mezclilla bueno, un poco de perfume, un corte de cabello son todo lo que necesito.

Y en cuanto a mi experimento se acabó, no fui corriendo por las tiendas. Hice esto: llevé a mis amigos y a mi familia a un bar a beber cerveza para agradecerles su apoyo y compré un boleto de avión a Irlanda donde vive mi abuela.

El resultado principal del año para mí fue que me volví más abierta a las aventuras y a conocer gente nueva. Aprendí a decirle “sí” a todo lo nuevo. También descubrí lo poco que necesitaba para sentirme feliz.

Imágenes: © Michelle McGagh / Twitter

Creemos en tu trabajo y opinión, por eso lo difundimos con créditos; si no estás de acuerdo, por favor contáctanos.


Artistas de Arttextum relacionados:

Johanna Villamil, artista Arttextum
Johanna Villamil
Christians Luna, artista Arttextum
Christians Luna
Ernesto Muñiz, artista Arttextum
Ernesto Muñiz

El autor de esta foto no oculta el orgullo de su significado

Autor: Hermes Solano
Vía CR Hoy | Noviembre 27, 2016

Artículo recomendado por Cindy Elizondo, colaboradora de Costa Rica para Replicación de Arttextum

El perezoso aferrado a un tubo se convirtió en símbolo de esperanza tras huracán Otto

En medio de la tristeza por la tragedia vivida a raíz del paso del huracán Otto sobre Costa Rica, una imagen llenó de esperanza a la población.

La foto de un perezoso aferrado a un tubo se hizo viral desde el jueves anterior. Con ella se crearon hasta campañas de ayuda y fe, debido al impacto del huracán sobre Bagaces y Upala.

El autor de esa fotografía es Miguel Rojas, un guapileño de 36 años que no pensó que sacar su celular para guardar un recuerdo del llamativo animal se convirtiera en tema nacional.

“La foto la saqué el jueves como a las 6 a.m. en La Rita de Pococí. Iba para mi trabajo y ahí estaba, aferrado al tubo”, nos contó el hombre, quien dice que solamente la compartió en Instagram y la envió a dos grupos de whatsapp, uno familiar y otro de amigos.

Horas después se enteró de que la imagen se había viralizado y que, incluso, había estado en los medios de comunicación, algo que le sorprendió. Pero, además, el hecho de que lo vieran como un emblema de esperanza lo llenó de satisfacción.

“Eso fue lo que me alegró, que causó ese sentimiento en la gente y en el país. Se convirtió casi que en un símbolo en medio de la tragedia”, mencionó.

Miguel fue claro que aunque recordar una tragedia no es bonito, en su mente quedará que su acción ayudó a muchos a encontrar ese sentimiento de esperanza y ayuda en la población tica.

Creemos en tu trabajo y opinión, por eso lo difundimos con créditos; si no estás de acuerdo, por favor contáctanos.


Artistas de Arttextum relacionados:

Fernando Caridi, artista Arttextum
Fernando Caridi
Christians Luna, artista Arttextum
Christians Luna