La magia trazada en cielo, tierra y mar

La magia trazada en cielo, tierra y mar

Autor: José Daniel Peraza
Vía Instagram @jdpc03 | Diciembre 2017

Imagen recomendada por Cindy Elizondo, colaboradora de Costa Rica para Replicación de Arttextum

Nuestra colaboradora Cindy Elizondo nos ha compartido esta fotografía de este gran fotógrafo costarricense. Sigue al autor en Instagram (@jdpc03) y descubre más.

Creemos en tu trabajo y opinión, por eso lo difundimos con créditos; si no estás de acuerdo, por favor contáctanos.


Artistas de Arttextum relacionados:

Stephanie Williams, artista Arttextum
Stephanie Williams
Nicola Noemi Coppola, artista Arttextum
Nicola Noemi Coppola
Karina Juárez, artista Arttextum
Karina Juárez

La magia trazada en cielo, tierra y mar

La magia trazada en cielo, tierra y mar

Autor: José Daniel Peraza
Vía Instagram @jdpc03 | Abril 2018

Imagen recomendada por Cindy Elizondo, colaboradora de Costa Rica para Replicación de Arttextum

Nuestra colaboradora Cindy Elizondo nos ha compartido esta fotografía de este gran fotógrafo costarricense. Sigue al autor en Instagram (@jdpc03) y descubre más.

Creemos en tu trabajo y opinión, por eso lo difundimos con créditos; si no estás de acuerdo, por favor contáctanos.


Artistas de Arttextum relacionados:

Glenda León, artista Arttextum
Glenda León
Nicola Noemi Coppola, artista Arttextum
Nicola Noemi Coppola
Karina Juárez, artista Arttextum
Karina Juárez

La magia trazada en cielo, tierra y mar

La magia trazada en cielo, tierra y mar

Autor: José Daniel Peraza
Vía Instagram @jdpc03 | Marzo 2018

Imagen recomendada por Cindy Elizondo, colaboradora de Costa Rica para Replicación de Arttextum

Nuestra colaboradora Cindy Elizondo nos ha compartido esta fotografía de este gran fotógrafo costarricense. Sigue al autor en Instagram (@jdpc03) y descubre más.

Creemos en tu trabajo y opinión, por eso lo difundimos con créditos; si no estás de acuerdo, por favor contáctanos.


Artistas de Arttextum relacionados:

Gianine Tabja, artista Arttextum
Gianine Tabja
Alejandro Jaime, artista Arttextum
Alejandro Jaime
Glenda León, artista Arttextum
Glenda León

La magia trazada en cielo, tierra y mar

La magia trazada en cielo, tierra y mar

Autor: José Daniel Peraza
Vía Instagram @jdpc03 | Marzo 2018

Imagen recomendada por Cindy Elizondo, colaboradora de Costa Rica para Replicación de Arttextum

Nuestra colaboradora Cindy Elizondo nos ha compartido esta fotografía de este gran fotógrafo costarricense. Sigue al autor en Instagram (@jdpc03) y descubre más.

Creemos en tu trabajo y opinión, por eso lo difundimos con créditos; si no estás de acuerdo, por favor contáctanos.


Artistas de Arttextum relacionados:

Glenda León, artista Arttextum
Glenda León
Stephanie Williams, artista Arttextum
Stephanie Williams
Bárbara Santos, artista Arttextum
Bárbara Santos

La magia trazada en cielo, tierra y mar

La magia trazada en cielo, tierra y mar

Autor: José Daniel Peraza
Vía Instagram @jdpc03 | Abril 2018

Imagen recomendada por Cindy Elizondo, colaboradora de Costa Rica para Replicación de Arttextum

Nuestra colaboradora Cindy Elizondo nos ha compartido esta fotografía de este gran fotógrafo costarricense. Sigue al autor en Instagram (@jdpc03) y descubre más.

Creemos en tu trabajo y opinión, por eso lo difundimos con créditos; si no estás de acuerdo, por favor contáctanos.


Artistas de Arttextum relacionados:

Rodrigo Ramos, artista Arttextum
Rodrigo Ramos
Rossana Martinez, artista Arttextum
Rossana Martínez
Karina Juárez, artista Arttextum
Karina Juárez

¿Se puede aprender a ser artista?

¿Se puede aprender a ser artista?

Autor: 
Vía Jotdown | Marzo 2017

Artículo recomendado por Cindy Elizondo, colaboradora de Costa Rica para Replicación de Arttextum

Tenemos una imagen del artista. Y es una imagen de la que es difícil escapar, muy formada, fija, casi cincelada en mármol: el artista es una persona solitaria y ensimismada en su investigación y su trabajo. Una persona con un talento especial, un don recibido por los hados o las musas y que manifiesta desde la infancia más temprana. Alguien destinado, predestinado al arte.

¿Pues saben una cosa? Esa imagen es más falsa que un Velázquez comprado en el Retiro. Sí, es cierto que un creador puede tener aptitudes más o menos naturales. Una sensibilidad más enfocada o una predisposición a observar e interpretar el mundo, pero lo más probable es que no tenga nada que ver con infusiones divinas, sino con la educación, lo familiar o lo ambiental. Incluso algo tan intangible, tan aparentemente hermético como el genio, también se puede aprender. Y enseñar.

El propio Diego Velázquez no emergió de una marmita de gracia artística. Su talento ya se apreciaba en la infancia, sí, pero nunca como un encapsulado prodigio. A Velázquez le enseñaron. Le enseñaron el «arte bien y cumplidamente según como vos lo sabéis sin encubrir de él cosa alguna.» Así rezaba parte del contrato que su padre, Juan Rodríguez de Silva, firmó con el pintor sevillano Francisco Pacheco. Diego tenía once años y aprendió, ya lo creo que aprendió. Aprendió a moler los colores, a decantar los barnices y a tensar los lienzos. Y aprendió a dibujar, porque Pacheco, que más tarde se convertiría en su suegro, no era un gran pintor pero era un excelente dibujante a lápiz y a carbón. Velázquez aprendió a delimitar contornos, a usar las sombras y a generar expresiones. En cien estudios y retratos, Diego aprendió todo lo que pudo, todo lo que Pacheco sabía sin ocultarle ninguna cosa. Y cuando ya no tuvo más que aprender, aprendió a buscar su propio camino. Aprendió a ir más allá. Aprendió a pintar lo que no existía en el lienzo ni en la figura. Lo que había en el medio. Aprendió a pintar el aire.

Sueño de San José, Francisco Pacheco, 1617 y Adoración de los Magos, Diego Velázquez, 1619.
Sueño de San José, Francisco Pacheco, 1617 y Adoración de los Magos, Diego Velázquez, 1619.

La arquitectura es la disciplina artística menos artística de todas, sobre todo desde la eclosión del Movimiento Moderno a principios del siglo XX. La arquitectura siempre responde a un programa y a una función porque siempre debe cumplir la función y el programa para los que ha sido concebida. Y además debe ser sólida, consistente y resistente; literalmente, no como característica conceptual. Los edificios tienen que mantenerse en pie. La arquitectura es el arte más profesional de todos porque debe cumplir la utilitas y la firmitas vitruvianas. Pero, ¿y la venustas? ¿Y la belleza? ¿Se puede enseñar la belleza arquitectónica?

Eduardo Souto de Moura nació en Oporto en 1959. Su padre, José Alberto, era cirujano oftalmólogo y de él aprendió la exactitud y la precisión. De su madre, Maria Teresa Ramos, aprendió la dedicación y el trabajo constante. Maria Teresa era ama de casa. Souto de Moura estudió en la Escola Superior de Belas Artes de Porto antes de que se convirtiese en Facultad de Arquitectura. La arquitectura era una de las bellas artes y allí aprendió a que sus edificios fuesen útiles, fuesen firmes y también a que fuesen bellos. Aunque aún no tenía del todo claro dónde estaba la belleza en la arquitectura. Aún sin terminar la carrera, trabajó durante cinco años en el estudio de Álvaro Siza Vieira, el gran maestro de la arquitectura portuguesa. De Siza aprendió el respeto por el contexto, por el lugar y por el tiempo. Aprendió que los edificios pertenecían a una tradición material e incluso simbólica, a veces transnacional y a veces vernácula. Allí comprendió que la belleza de la arquitectura no se podía aislar, sino que se conformaba por un agregado poliédrico de múltiples características interconectadas e interrelacionadas. Que todo contribuía a generarla. La belleza era imposible sin exactitud y precisión, sin dedicación y trabajo continuo, sin utilidad y resistencia, sin comprensión del tiempo, el lugar y el mundo. Quizá nunca supere a su maestro, pero de él también aprendió a volar libre, porque fue el propio Siza quien insistió una y otra vez en que abriese su propio despacho. Y así lo hizo en 1980, al poco de licenciarse. Eduardo Souto de Moura fue galardonado con el Premio Pritzker en 2011. Álvaro Siza lo había recibido en 1992.

A veces, el aprendizaje no es vernáculo sino exterior. Y eso pasa en cualquier disciplina, también en el arte.

Cristina Iglesias comenzó la carrera de Ciencias Químicas pero la abandonó enseguida para estudiar arte. Seguramente algo tendría que ver con la pequeña nube noosférica que sobrevolaba su familia y que hizo que todos los hermanos —los cinco— acabasen dedicados a profesiones creativas: desde el compositor Alberto hasta la escritora y guionista Lourdes. Cuando ya había cumplido veinte años, Cristina abandonó su Donostia natal para aprender dibujo y cerámica en Barcelona. Allí descubrió la escultura y el barro: «Me interesaba ese material moldeable al que podía añadir color.» Pero Iglesias quería buscar nuevos lenguajes que no podía encontrar en Barcelona. Así que, en 1980, se marchó a Londres, a la Chelsea School of Art. En la capital británica todo era distinto, era más abierto, menos atado al clasicismo o al academicismo. Surgía la new british sculpture y surgían figuras como Tony Cragg, Richard Wentworth o Anish Kapoor.

Cloud Gate de Anish Kapoor, instalada en Chicago en 2004 y las puertas de la ampliación Museo del Prado de Madrid, obra de Cristina Iglesias de 2007. Fotografías: Steve Wright Jr. y Jacinta Lluch Valero (CC)
Cloud Gate de Anish Kapoor, instalada en Chicago en 2004 y las puertas de la ampliación Museo del Prado de Madrid, obra de Cristina Iglesias de 2007. Fotografías: Steve Wright Jr. y Jacinta Lluch Valero (CC)

Cristina Iglesias aprendió de todos ellos. De Kragg aprendió la articulación sinuosa, de Wentworth aprendió la yuxtaposición de materiales y elementos que no suelen estar juntos, de Kapoor aprendió la distorsionada reflexión de la luz. Y no les hizo caso a ninguno de ellos. Por eso, cuando recibió el Premio Nacional de Artes Plásticas en 1999, nadie pudo encontrar influencias directas en sus superficies rugosas y matéricas o en sus intrincadas celosías. Porque Iglesias siempre quiso trabajar en el lateral de la corriente. Y quizá fue ese su mayor aprendizaje: que la verdadera enseñanza reside en el pensamiento, no en la imitación.

Y también hay casos en los que no se aprende de maestros y ni siquiera de colegas de disciplina; se aprende de coetáneos y de amigos. Se aprende de un ambiente generacional. Y todos aprenden de todos.

Cuando llegó a Madrid a los dieciocho años, Pedro Almodóvar no llevaba una maleta de cartón, sino el maletín de maquillaje de Patty Diphusa. En La Mancha de su infancia había aprendido que no quería saber nada de La Mancha ni de su infancia, que no quería saber nada del mundo en el que había crecido. Quería un mundo distinto y quería contarlo en una pantalla y, aunque no pudo matricularse en la escuela de cine, le dio igual porque aprendería de todo lo demás. Y todo lo demás era, literalmente, todo. Almodóvar aprendió del aire nuevo y de las calles nuevas. Aprendió del porno, de la cultura y de la contracultura. De El Víbora y de Diario 16. Aprendió de Félix Rotaeta y de Carmen Maura y de Ana Curra y de Alaska y de Carlos Berlanga y de Fabio McNamara y de Alberto García-Alix. Todos amigos y todos coetáneos. Todos movidos en la Movida. Y todos aprendieron de él. Todos aprendieron a mearse delante de la cámara, a estar al borde de un ataque de nervios, a disfrutar de las grandes gangas y a mirarse el lado femenino.

Y todos se enseñaron y todos aprendieron a crecer y a entender el pasado. A entender que Madrid les pertenecía como les pertenecía México, León, El Escorial o Calzada de Calatrava. Y Almodóvar siguió aprendiendo, entre Óscars, Goyas, Césars, BAFTAs y Davides de Donatello. Entre el Premio Nacional de Cinematografía y el Premio Príncipe de Asturias aprendió incluso a Volver. También aprendió de Russ Meyer, de John Waters o de David Lynch, como lo había hecho de Fernando Colomo y de Alfonso Marsillach. Y ellos aprendieron de Almodóvar. Hasta ahora y desde el principio.

Desde el principio enseñan en la Escuela de Profesiones Artísticas SUR fundada por el Círculo de Bellas Artes y La Fábrica. Enseñan a aprender. Y a aprenderlo todo de todos. Allí no estará Velázquez, pero sí estará Souto de Moura, Iglesias, Almodóvar y García-Alix. Como estará Luis de Pablo, Oscar Mariné o Eduardo Arroyo. Y también estarán alumnos de todas las edades y procedencias de los que aprender y a los que enseñar. Aprender y enseñar a mezclar colores, a absorber influencias de todos lados, a contemplar el contexto y el tiempo y el lugar, a mirar y a volver o a pensar sin imitar. En definitiva, a querer ser artista. A querer al arte.

Sí, quizá para ser artista solo necesitamos proponérnoslo. Y dejar que nos enseñen.

Imagen de portada: Ana María González, Medellín, Colombia, veintitrés años. Artista plástica. Alumna de SUR. Foto: Luis de las Alas

Creemos en tu trabajo y opinión, por eso lo difundimos con créditos; si no estás de acuerdo, por favor contáctanos.


Artistas de Arttextum relacionados:

Johanna Villamil, artista Arttextum
Johanna Villamil
Marcela Armas, artista Arttextum
Marcela Armas
Georgina Santos, artista Arttextum
Georgina Santos

El amor está en el aire

Autor: José Daniel Peraza
Vía Instagram @jdpc03 | Marzo 2017

Imagen recomendada por Cindy Elizondo, colaboradora de Costa Rica para Replicación de Arttextum

Nuestra colaboradora Cindy Elizondo nos ha compartido esta fotografía de este gran fotógrafo costarricense. Sigue al autor en Instagram (@jdpc03) y descubre más.

Creemos en tu trabajo y opinión, por eso lo difundimos con créditos; si no estás de acuerdo, por favor contáctanos.


Artistas de Arttextum relacionados:

Rodrigo Ramos, artista Arttextum
Rodrigo Ramos
Rossana Martinez, artista Arttextum
Rossana Martínez
Karina Juárez, artista Arttextum
Karina Juárez

Cómo saber cuando su hijo es un artista

Autor: Prof. Arcadio Esquivel
Vía Facebook | Mayo 14, 2012

Artículo recomendado por Cindy Elizondo, colaboradora de Costa Rica para Replicación de Arttextum

De una manera visible las personas que tienen enorme potencial de ser artistas natos hacen cosas poco usuales, de manera que si su hijo busca estar siempre a solas, se lanza horas sobre el papel en blanco para crear o se abandona a si mismo, esto es, que no quiere comer o no quiere asearse, muchas veces por el afán de dar forma a una obra que de ninguna manera será la última, es probable que tenga usted en su casa a un artista en potencia.

Es cierto que no hay un artistómetro para medir la capacidad creativa de los individuos en sus años primeros de vida, pero las conductas individuales suelen ser un parámetro que nos puede ayudar de alguna manera. La niña o el niño retraído, el que tiene pocas palabras para conversar, el distraído o la niña o el niño que se entregan a la observación de las cosas por lapsos relativamente largos, son de alguna forma sujetos a los que hay que prestar atención.

Ante individuos con estas características lo mejor será auspiciarlos, para observar si responden a estímulos orientados hacia el arte, o sea que usted como padre o madre está en la casi obligación de suministrarles material de arte, instrumentos para desempeño artístico y documentos de arte para la inspiración, como revistas y libros sobre arte o artistas.

En las épocas escolares y colegiales será importante no eliminar estas prácticas creativas, ni siquiera durante la época de evaluaciones, lo recomendable será dosificar sus tiempos para la creatividad y convertirlos en complementos de estudio y estímulo de acuerdo al desempeño académico.

Recuerdo que durante mi época de estudiante en el colegio, vino a nuestra institución un escultor, quien recorrió el edificio hablando de su carrera a los alumnos en varias aulas, yo sobredimensioné a aquel artista a tal punto que no me importó ausentarme de una de mis clases con tal de verle y observar varias de sus esculturas mientras las acomodaba en el salón de actos de mi colegio. Fue una visita que reafirmó en mi, el deseo de ser artista. Esta experiencia personal debería ser útil para todos los padres que conociendo de alguna actividad que involucre artistas, puedan hacer partícipes a sus hijos para que conozcan a los que se desempeñan en el mundo del arte y quien sabe, podamos dar un gran empujón intelectual, al artista en ciernes.

Darle oportunidades a los hijos para que se descubran a sí mismos como artistas es de vital importancia.

Imagen cortesía de El alma al aire

Creemos en tu trabajo y opinión, por eso lo difundimos con créditos; si no estás de acuerdo, por favor contáctanos.


Artistas de Arttextum relacionados:

Valeria Marruenda Huesca, artista Arttextum
Valeria Marruenda Huesca
Rita Ponce de León, artista Arttextum
Rita Ponce de León
Ana Álvarez-Errecalde, artista Arttextum
Ana Álvarez-Errecalde

Bendita agua, bendito cielo, ¡bendita vida!

Bendita agua, bendito cielo, ¡bendita vida!

Autora: Mónica Fallas
Vía Instagram @agencia_fotográfica_ | Noviembre 2016

Imagen recomendada por Cindy Elizondo, colaboradora de Costa Rica para Replicación de Arttextum

Nuestra colaboradora Cindy Elizondo nos ha compartido esta fotografía de su natal Costa Rica. Sigue a la autora en Instagram (@agencia_fotográfica_) y descubre más.

Creemos en tu trabajo y opinión, por eso lo difundimos con créditos; si no estás de acuerdo, por favor contáctanos.


Artistas de Arttextum relacionados:

Rossana Martinez, artista Arttextum
Rossana Martínez
Marcela Rico, artista Arttextum
Marcela Rico
Karina Juárez, artista Arttextum
Karina Juárez

Playa Avellanas, Costa Rica

Playa Avellanas, Costa Rica

Autor: José Daniel Peraza
Vía Instagram | January 24, 2017

Artículo recomendado por Cindy Elizondo, colaboradora de Costa Rica para Replicación de Arttextum

 

Nuestra colaboradora Cindy Elizondo nos ha compartido esta fotografía de su natal Costa Rica. Sigue al autor en Instagram (@jdpc03) y descubre más.

Creemos en tu trabajo y opinión, por eso lo difundimos con créditos; si no estás de acuerdo, por favor contáctanos.


Artistas de Arttextum relacionados:

Karina Juárez, artista Arttextum
Karina Juárez
Marcela Rico, artista Arttextum
Marcela Rico
Tatewaki Nio, artista Arttextum
Tatewaki Nio

El autor de esta foto no oculta el orgullo de su significado

Autor: Hermes Solano
Vía CR Hoy | Noviembre 27, 2016

Artículo recomendado por Cindy Elizondo, colaboradora de Costa Rica para Replicación de Arttextum

El perezoso aferrado a un tubo se convirtió en símbolo de esperanza tras huracán Otto

En medio de la tristeza por la tragedia vivida a raíz del paso del huracán Otto sobre Costa Rica, una imagen llenó de esperanza a la población.

La foto de un perezoso aferrado a un tubo se hizo viral desde el jueves anterior. Con ella se crearon hasta campañas de ayuda y fe, debido al impacto del huracán sobre Bagaces y Upala.

El autor de esa fotografía es Miguel Rojas, un guapileño de 36 años que no pensó que sacar su celular para guardar un recuerdo del llamativo animal se convirtiera en tema nacional.

“La foto la saqué el jueves como a las 6 a.m. en La Rita de Pococí. Iba para mi trabajo y ahí estaba, aferrado al tubo”, nos contó el hombre, quien dice que solamente la compartió en Instagram y la envió a dos grupos de whatsapp, uno familiar y otro de amigos.

Horas después se enteró de que la imagen se había viralizado y que, incluso, había estado en los medios de comunicación, algo que le sorprendió. Pero, además, el hecho de que lo vieran como un emblema de esperanza lo llenó de satisfacción.

“Eso fue lo que me alegró, que causó ese sentimiento en la gente y en el país. Se convirtió casi que en un símbolo en medio de la tragedia”, mencionó.

Miguel fue claro que aunque recordar una tragedia no es bonito, en su mente quedará que su acción ayudó a muchos a encontrar ese sentimiento de esperanza y ayuda en la población tica.

Creemos en tu trabajo y opinión, por eso lo difundimos con créditos; si no estás de acuerdo, por favor contáctanos.


Artistas de Arttextum relacionados:

Fernando Caridi, artista Arttextum
Fernando Caridi
Christians Luna, artista Arttextum
Christians Luna