Fieldworks: Fran Ilich, Diego de la Vega Coffee Co-op

By: A Blade of Grass
Via vimeo 

2014 ABOG Fellow Fran Ilich links Zapatista communities to political movements in New York City through rebel coffee service.

FIELDWORKS is a short documentary series that 
explores the beauty, rigor, and impact of socially engaged art. Explore: abladeofgrass.org/fieldworks

We believe in your work, that's why we share it with original links; if you disagree, please contact us.


Related Arttextum Artists:

Johanna Villamil, artista Arttextum
Johanna Villamil
Santiago Hafford, artista Arttextum
Santiago Hafford
Claudia Joskowicz, artista Arttextum
Claudia Joskowicz

Objetivo de desarrollo sostenible: Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles

Autor: Naciones Unidas
Vía Naciones Unidas | Progresos en el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2017

El 25 de septiembre de 2015, los líderes mundiales adoptaron un conjunto de objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible. Cada objetivo tiene metas específicas que deben alcanzarse en los próximos 15 años.

Para alcanzar estas metas, todo el mundo tiene que hacer su parte: los gobiernos, el sector privado, la sociedad civil y personas como usted.

¿Quieres participar? Puedes empezar por decirle a todos acerca de estos objetivos.

Objetivo 11: Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles

arttextum-replicacion-ciudades2

Las ciudades son hervideros de ideas, comercio, cultura, ciencia, productividad, desarrollo social y mucho más. En el mejor de los casos, las ciudades han permitido a las personas progresar social y económicamente.

Ahora bien, son muchos los problemas que existen para mantener ciudades de manera que se sigan creando empleos y prosperidad sin ejercer presión sobre la tierra y los recursos. Los problemas comunes de las ciudades son la congestión, la falta de fondos para prestar servicios básicos, la escasez de vivienda adecuada y el deterioro de la infraestructura.

Los problemas que enfrentan las ciudades se pueden vencer de manera que les permita seguir prosperando y creciendo, y al mismo tiempo aprovechar mejor los recursos y reducir la contaminación y la pobreza. El futuro que queremos incluye a ciudades de oportunidades, con acceso a servicios básicos, energía, vivienda, transporte y más facilidades para todos.

Creemos en tu trabajo y opinión, por eso lo difundimos con créditos; si no estás de acuerdo, por favor contáctanos.


Artists de Arttextum relacionados:

Grupo Recicla Sustenta, artista Arttextum
Grupo Recicla Sustenta
Valeria Caballero Aguilar
Valeria Caballero Aguilar
Edith López Ovalle, artista Arttextum
Edith López Ovalle

Matisyahu – One Day (YouTube Version)

Matisyahu – One Day

By: MatisyahuVEVO
Via YouTube October 25, 2009

Video recommended by Mick Lorusso from the US/Italy, collaborator of Arttextum’s Replicación

Matisyahu’s official music video for ‘One Day’.

We believe in your work, that's why we share it with original links; if you disagree, please contact us.


Related Arttextum artists:

Mick Lorusso, artista Arttextum
Mick Lorusso
Juan Carlos León, artista Arttextum
Juan Carlos León
Edith López Ovalle, artista Arttextum
Edith López Ovalle

Robin Food: la fundación que rescata la comida que desperdiciamos y le da el mejor uso

Autora: Mercedes Abascal
Vía Somos Gama y Robin Food | Julio 25, 2017

Robin Food, es la nueva iniciativa de la que querrás formar parte. ¿Por qué? resulta que un grupo de personas busca salvar la comida que generalmente se tira a la basura para dársela a los más necesitados.

Todo empezó cuando Fátima Purón del Río, fundadora de RF, estaba en una boda y se dio cuenta de que, aunque la comida estaba deliciosa, la mayoría de los invitados dejaron los platos casi intactos. Los meseros regresaban a la cocina con estos llenos. Ella se quedó con la duda de qué se hacía con esa comida y de ahí surgió la idea de crear un proceso por medio del cual se pudiera recuperar la comida y dársela a los más necesitados. El nombre de Robin Food hace alusión (sí, adivinaste) a Robin Hood.

Platicamos con Fátima quien nos contó a fondo sobre Robin Food y resolvió todas nuestras dudas.

“Ya somos parte del problema, ahora seamos parte de la solución.” Fátima Purón del Río

¿Cuáles son los objetivos principales de Robin Food?

Nuestro objetivo más importante es contribuir a disminuir el hambre en México; sin embargo, también queremos concientizar a la sociedad acerca de nuestra responsabilidad en el desperdicio de comida y el impacto que esto tiene en el medio ambiente. Sentimos un gran compromiso por dejar de ignorar la situación actual de nuestro país, en la que miles de personas sufren de hambre todos los días mientras que nosotros nos damos el lujo de tirar comida a la basura.

Lo que necesitas saber sobre el eclipse del sol que se verá en México

¿Cómo seleccionan a la gente o fundaciones a las que le dan la comida?

Algunas fundaciones se han puesto en contacto con nosotros y eso ha facilitado el proceso de selección, ya que a pesar de que existen muchas fundaciones en México, no todas aceptan alimentos, que es precisamente lo que nosotros ofrecemos.

¿Cómo separan la comida?

La comida se separa por platillos. Dependiendo de su estado, se decide si es para consumo humano o para consumo animal. Los platos que hayan quedado intactos o en buen estado, funcionan para que las personas puedan consumirlos posteriormente. Una vez que la comida está en los recipientes, se llena un formato con información importante del platillo como: ingredientes utilizados, fecha de elaboración y de caducidad, métodos de conservación (si se puede/debe refrigerarse, congelarse, etc…). Este formato se completa con la ayuda del chef o cocinero encargado del evento.

¿Qué pasa si la comida no sirve?

En realidad toda la comida sirve, pero no necesariamente para lo mismo. A lo que me refiero es que la comida que se da en un evento generalmente está en excelentes condiciones pero a la hora de rescatarla es posible que haya sido cortada, triturada, machacada o muchas veces esté llena de salsa o aderezo. Nosotros cuidamos que la comida que se rescate para el consumo humano mantenga la dignidad de quienes van a comerla. Cuando no pasa por ese filtro,  es llevada a albergues de perros.

¿Cuentan con el apoyo de alguna institución?

Todavía no, aunque estamos en vías de constituir a Robin Food como una Asociación Civil.

“Nuestros valores son la empatía, la responsabilidad, la iniciativa, la dignidad y la cooperación.” Robin Food

El equipo de Robin Food está establecido en la Ciudad de México, por lo que temporalmente podrán acudir solamente a los eventos celebrados ahí. Sin embargo, están muy contentos porque han recibido varios correos y llamadas de personas, fundaciones y cadenas de restaurantes que quieren unirse al proyecto. Su objetivo es crecer y llegar a muchos más puntos del país y del mundo.

Creemos en tu trabajo y opinión, por eso lo difundimos con créditos; si no estás de acuerdo, por favor contáctanos.


Artistas de Arttextum relacionados:

Rossana Martínez, artista Arttextum
Rossana Martínez
Johanna Villamil, artista Arttextum
Johanna Villamil
María Buenaventura, artista Arttextum
María Buenaventura

The Black Eyed Peas – Where Is The Love?

Authors: George Jr Pajon, Justin Timberlake, Michael Fratantuno, Printz Board, Allan Pineda, Will Adams, Jaime Gomez
Via YouTube | Uploaded on Jun 16, 2009

 

Music video by Black Eyed Peas performing Where Is The Love?. (C) 2003 Interscope Geffen (A&M) Records A Division of UMG Recordings Inc.

Where Is The Love?

What’s wrong with the world, mama
People livin’ like they ain’t got no mamas
I think the whole world addicted to the drama
Only attracted to things that’ll bring you trauma

Overseas, yeah, we try to stop terrorism
But we still got terrorists here livin’
In the USA, the big CIA
The Bloods and The Crips and the KKK

But if you only have love for your own race
Then you only leave space to discriminate
And to discriminate only generates hate
And when you hate then you’re bound to get irate, yeah

Madness is what you demonstrate
And that’s exactly how anger works and operates
Man, you gotta have love just to set it straight
Take control of your mind and meditate
Let your soul gravitate to the love, y’all, y’all

People killin’, people dyin’
Children hurt and you hear them cryin’
Can you practice what you preach?
Or would you turn the other cheek?

Father, Father, Father help us
Send some guidance from above
‘Cause people got me, got me questionin’
Where is the love (Love)

Where is the love (The love) [2x]
Where is the love, the love, the love

It just ain’t the same, old ways have changed
New days are strange, is the world insane?
If love and peace are so strong
Why are there pieces of love that don’t belong?

Nations droppin’ bombs
Chemical gasses fillin’ lungs of little ones
With ongoin’ sufferin’ as the youth die young
So ask yourself is the lovin’ really gone

So I could ask myself really what is goin’ wrong
In this world that we livin’ in people keep on givin’ in
Makin’ wrong decisions, only visions of them dividends
Not respectin’ each other, deny thy brother
A war is goin’ on but the reason’s undercover

The truth is kept secret, it’s swept under the rug
If you never know truth then you never know love
Where’s the love, y’all, come on (I don’t know)
Where’s the truth, y’all, come on (I don’t know)
Where’s the love, y’all

People killin’, people dyin’
Children hurt and you hear them cryin’
Can you practice what you preach?
Or would you turn the other cheek?

Father, Father, Father help us
Send some guidance from above
‘Cause people got me, got me questionin’
Where is the love (Love)

Where is the love (The love)? [6x]
Where is the love, the love, the love?

I feel the weight of the world on my shoulder
As I’m gettin’ older, y’all, people gets colder
Most of us only care about money makin’
Selfishness got us followin’ the wrong direction

Wrong information always shown by the media
Negative images is the main criteria
Infecting the young minds faster than bacteria
Kids wanna act like what they see in the cinema

Yo’, whatever happened to the values of humanity
Whatever happened to the fairness and equality
Instead of spreading love we’re spreading animosity
Lack of understanding, leading us away from unity

That’s the reason why sometimes I’m feelin’ under
That’s the reason why sometimes I’m feelin’ down
There’s no wonder why sometimes I’m feelin’ under
Gotta keep my faith alive ‘til love is found
Now ask yourself

Where is the love? [4x]

Father, Father, Father, help us
Send some guidance from above
‘Cause people got me, got me questionin’
Where is the love?

Sing with me y’all:
One world, one world (We only got)
One world, one world (That’s all we got)
One world, one world
And something’s wrong with it (Yeah)
Something’s wrong with it (Yeah)
Something’s wrong with the wo-wo-world, yeah
We only got
(One world, one world)
That’s all we got
(One world, one world)

We believe in your work, that's why we share it with original links; if you disagree, please contact us.


Related Arttextum Artists:

Edith López Ovalle, artista Arttextum
Edith López Ovalle
Taniel Morales, artista Arttextum
Taniel Morales
Leonel Vásquez, artista Arttextum
Leonel Vásquez

Pequeños Descambios, un filme de María Paula Falla

María Paula Falla, artista Arttextum

Directora: María Paula Falla
Vía YouTube | Diciembre 19, 2012

 

Sinopsis:

En la vereda de Soracá en el departamento de Boyacá, un grupo de niños se reuné en una guarida secreta con el fin de compartir sus aventuras, historias que giran alrededor del trueque y de la soberanía alimentaria de sus familias.

Este cortometraje fue producido y realizado por el grupo de niños de la vereda de Soracá en Boyacá, que tomarón el taller de formación audiovisual en el marco de la 1ra Muestra Rodante de Cine Comunidad. Este grupo de niños es conocido como “Angelitos Voladores Producciones.”

En Co-producción con:

POPULUS Rural
POPULUS Proyectos Comunitarios
Virgen del Milagro Producciones

Talleristas:
María Paula Falla
Mauricio Hurtado
Fidel Gómez

Dirección:
María Paula Falla

Montaje:
María Paula Falla

Fotografía:
Mauricio Hurtado
Fidel Gómez

Producción de Campo:
Angelitos Voladores Producciones

 

Creemos en tu trabajo y opinión, por eso lo difundimos con créditos; si no estás de acuerdo, por favor contáctanos.


About the Arttextum artist:

María Paula Falla, artista Arttextum
María Paula Falla

Fundación Pedagógica “Rayuela”

Autor: Fundación Pedagógica “Rayuela”
Vía Fundación Pedagógica “Rayuela”

 

Rayuela es el fruto de un sueño donde los niños y las niñas tienen la oportunidad de convivir en un ambiente de respeto y en el que utilizando el juego se puedan proponer y encontrar con seriedad los caminos que le permitan aclarar sus dudas, conocer nuevos saberes y compartirlos, un lugar donde el alma más importante es el argumento, donde no se compite sino se discute…

Visita el enlace arriba para conocer más sobre sus actividades.

Creemos en tu trabajo y opinión, por eso lo difundimos con créditos; si no estás de acuerdo, por favor contáctanos.


Artista de Arttextum relacionada:

María Paula Falla, artista Arttextum
María Paula Falla

Las tejedoras de Mampuján: La fuerza femenina del perdón

Autora: Gloria Castrillón
Vía Revista Cromos | Noviembre 19, 2015

 

Este grupo de mujeres campesinas que ayudó a comunidades de los Montes de María a superar los traumas de la guerra, representando sus vivencias en figuras de tela, han sido galardonadas con el Premio Nacional de Paz.

Las primeras puntadas fueron de dolor. Cada vez que entraba la aguja para unir las telas, algo se desgarraba en su corazón y el llanto salía sin parar. Entonces estas mujeres soltaban la aguja y se secaban las lágrimas para seguir llorando. La colcha de retazos apenas tenía forma: unas montañas de fondo, unos caminos, algunos árboles y el arroyo; ahora tenían que dibujar las personas. Cada figura representaba a un vecino, amigo o familiar. Por eso dolía tanto, porque lo que estaban plasmando en la tela era su propia historia.

Entonces después de secarse las lágrimas una y otra vez, de tomar aire y elevar una oración, volvían a tomar la aguja para ponerle ropa a cada figura humana. “El hermano Luis tenía un pantalón así”, decía la una; “la ‘seño’ Guadalupe tenía su pelito blanco muy blanco”, contestaba otra al extremo opuesto del tejido. Cada mujer aportaba un recuerdo, una idea, un pedazo de tela. Así construyeron su primer tapiz. Desplazamiento, se llamó. Así, sin eufemismos ni adornos. Una sola palabra para mostrar el horror que comenzaron a vivir el 11 de marzo del año 2000 y que aún no termina.

En ese momento, mediados de 2006, eran 33 mujeres que empezaban a rehacer su vida en un lote regalado, sin servicios públicos, a casi siete kilómetros de su pueblo, Mampuján, un corregimiento del municipio de María la Baja, Bolívar. Ellas creían que después de seis años de haber salido huyendo con sus maridos, hijos y corotos a cuestas por la amenaza de los paramilitares, ya habían superado el dolor.

Pero no. Los dolores seguían guardados, les atormentaban el alma y el cuerpo. Y aunque no lo sabían, esos primeros tapices de figuras geométricas que les había enseñado a hacer Teresa Geiser, una predicadora estadounidense de la Iglesia Menonita, que había venido de El Salvador a enseñarles a coser, se convertirían en su puerta de salvación, en la ventana para mostrarse como mujeres dueñas de una fuerza descomunal de la que no eran conscientes.

Teresa había llegado con su esposo, Carlos, invitados por la Iglesia Menonita de Colombia a ayudarle a esta comunidad a rehacerse de la nada después de pasar casi cinco años rodando con sus familias y tristezas en María la Baja, entre el parque, el colegio, la casa de la cultura y unos prostíbulos convertidos en albergues. Por fin tenían un pedazo de tierra para levantar carpas o ranchitos de madera y tener algo parecido a una vivienda, un poco de privacidad.

Lo que habían vivido antes no era vida, decían ellas cada vez se encontraban a coser. Vivir hacinados, sin comida, sin condiciones sanitarias, no solo les había traído enfermedades, sino que convirtió a una comunidad creyente, tranquila y solidaria en el peor de los infiernos, por los problemas de convivencia, violencia intrafamiliar, y hasta casos de abuso sexual a los niños y niñas.

tejedoras-de-la-paz

Por eso aceptaron la idea de coser esas figuritas geométricas de tela rosada. Pero se aburrieron y le pidieron a Teresa que les enseñara a coser algo que las representara a ellas y sus familias. Así empezaron su nueva historia. Entre los talleres de costura y otros que llevaron instituciones como la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación, CNRR, y algunas Ong, empezaron a ser conscientes de sus derechos y a entender que el conflicto las afectaba a ellas de manera diferente que a los hombres. “En esta comunidad machista, la mujer era ama de casa y había pocas líderes. Nos dimos cuenta de que las heridas habían sanado mal, hicimos una catarsis,” recuerda Juana Alicia Ruiz, una de sus promotoras.

En ese primer tapiz quisieron mostrar la afectación de las 245 familias que huyeron ese sábado 11 de marzo muy de madrugada. El día anterior, un viernes hacia las 5 de la tarde, mientras la vida pasaba tranquila en el pueblo, las mujeres hacían sus oficios, los niños retozaban en el arroyo y los hombres jugaban fútbol en la plaza, llegaron cerca de 200 paramilitares a intimidarlos. Fueron de casa en casa y sacaron a hombres y mujeres para reunirlos en el parque. Después de insultarlos y tratarlos como guerrilleros les dijeron que los iban a matar.

“Nos dijeron que ellos eran los mismos que habían estado en El Salado (corregimiento del Carmen de Bolívar en el que los paramilitares efectuaron una de las peores masacres entre el 16 y el 21 de febrero de ese año, para torturar y asesinar a 61 personas, violar y empalar mujeres y quemar ranchos y cosechas al ritmo de tamboras) y que de este pueblo no saldrían vivos ni los perros”, recuerdan.

Lo que ellos consideran un milagro, ocurrió un par de horas después de tanto insulto y amenaza. “El jefe recibió una llamada por radioteléfono, se apartó, discutió y manotió. Cuando terminó nos dijo que nos habíamos salvado, que alguien habían intercedido por nosotros y que no nos matarían, pero que debíamos abandonar el pueblo ahí mismo”, corroboran los testimonios de hombres como Gabriel Pulido, líder de la comunidad. De tanto rogar, los pobladores lograron que los asesinos les dieran un par de horas y les permitieran irse al día siguiente.

Lo que muestra el tapiz es duro y revelador. Se ven figuras de ancianos cargados en hamacas, hombres y mujeres con bultos y niños en brazos, sujetos uniformados y armados que les apuntan. “Primero lo hicimos en cartulina y luego lo cosimos”, explica Juana Alicia, quien a la partida de Teresa se convirtió en la líder del grupo que hoy se conoce como tejedoras de Mampuján.

tejedoras-de-mampujan-arttextum2

Su experiencia fue tan sanadora y reconfortante que siguieron haciendo más tapices: otro se llamó Masacre, y mostraba cómo esos mismos hombres que los intimidaron fueron después a la vereda Las Brisas y mataron a 11 campesinos en un macabro recorrido que llamaron la ruta de la muerte y que justificaron con la excusa de que querían sacar al frente 37 de las Farc de los Montes de María.

Juana y sus compañeras entendieron que esa experiencia sanadora era digna de compartirse. Lograron que la ONU les financiara lo que ellas llamaron la ruta por la vida y que consistió en recorrer los mismos lugares que habían recorrido los paramilitares sembrando la muerte y el terror, pero ellas buscaban que las mujeres sacaran su dolor y lo expresaran en un tapiz.

Recorrieron varias veredas de los Montes de María, llegaron a Córdoba, Sucre, Antioquia, Chocó, Bogotá, Armenia, Duitama y Paipa. Invitaban a las mujeres a un ritual de tres días en el río, que incluía oración, masajes de relajación, almuerzo y sesiones de costura. Y evolucionaron su idea para que en cada grupo las mujeres tejieran tres tapices, uno que mostrara su vida antes del conflicto, otro para relatar los hechos violentos, y uno más para visualizar el futuro. Al final las mujeres exponían sus creaciones y su experiencia a toda la comunidad.

Además de construir la memoria, estas mujeres se convirtieron en motor de un proceso de reconciliación, en el que participaron también los hombres, y que es inédito en el país: la comunidad de Mampuján perdonó a sus victimarios, líderes del Bloque Héroes de los Montes de María, entre ellos, Juancho Dique y Diego Vecino. El hecho culminante se vivió en las audiencias del incidente de reparación que se cumplió entre el 26 de abril y el 10 de mayo de 2010.

Esas audiencias lograron conectar a Mampuján, vía satélite, con una sala en Bogotá donde sus victimarios pidieron perdón. Cerca de 20 personas que representaban a las víctimas de este y otros pueblos como Las Brisas y San Cayetano, se hicieron presentes en la sala; el resto, se agolpó en las calles del nuevo Mampuján para ver a través de una pantalla gigante las explicaciones de las masacres, asesinatos selectivos y desplazamientos, la complicidad de las autoridades civiles, militares y de policía con sus atrocidades y la connivencia de empresarios y terratenientes. “Nosotros ya habíamos hecho un trabajo a través de la emisora comunitaria”, dice Juana, para reseñar un altavoz que pendía de una vara de madera larga y que les sirvió para discutir entre todos qué era el perdón, cómo perdonar y para qué perdonar. De tal manera que cuando Alexander, su esposo y otro de los líderes comunitarios, se levantó en plena audiencia y le dijo a Juancho Dique que Mampuján lo perdonaba porque creían que era un ser humano que estaba en proceso de transformación y le entregó una biblia para él y otra para Diego Vecino, el barrio entero estalló en júbilo.

La imagen era por lo menos surrealista. Unos victimarios vestidos de traje y corbata que decían no merecer el perdón, recibían biblias de un hombre que a nombre de un pueblo entero los perdonaba, mientras ese pueblo, viviendo todavía los rigores y penurias del desplazamiento, vitoreaba, a cientos de kilómetros, semejante acto de reconciliación.

En ese mismo escenario Juancho Dique y Diego Vecino vieron los dos tapices insignes de las tejedoras de Mampuján y dijeron que querían conocer a las mujeres que habían sido capaces de representar el dolor de esa manera. “Yo sí quisiera verlos y decirles que los perdoné y que hoy oro por ellos. Quiero escuchar su historia, que me cuenten lo que les pasó, para poderlo entender más lo que ocurrió”, dice Alexandra, la pastora evangélica de la comunidad.

Esos dos tapices, Desplazamiento y Masacre, hacen parte de la sala Nación y Memoria del Museo Nacional y han recorrido varios países de Europa y ciudades de Estados Unidos como la evidencia del trabajo sanador de estas mujeres.

Las tejedoras hoy

Del grupo original de 33, quedan 16 mujeres, que han seguido tejiendo. Ya no lo hacen para sanar el dolor que consideran exorcizado, sino para ir más allá y encontrar sus raíces. Así cosieron varios tapices que representan su pasado: África libre, en el que muestran cómo se imaginan a sus ancestros; Travesía, que representa cómo viajaron esos ancestros a bordo de un barco para ser esclavizados; Subasta, para evidenciar cómo fueron vendidos al llegar al continente; Rebelión, para representar su movimiento emancipador en Palenque; y otros que muestran las actividades cotidianas de los cimarrones en sus asentamientos y cómo el conflicto se fue adentrando en sus comunidades hasta llegar a Hacinamiento, que relata las condiciones indignas en las que vivieron durante casi una década.

Esos tapices esperan que el Estado cumpla una de sus muchas promesas: la construcción de un museo en el que a través de videos, música, cantos, fotos y pinturas, relaten sus vivencias.

También esperan firmar un acuerdo con Cotelco, el gremio que agrupa a los hoteles en Colombia para coser tapices decorativos, alegres y positivos, para sus miembros. Así esperan que la tradición no se muera y que a través de un arte que aprendieron y perfeccionaron, a punta de lágrimas y callos, puedan obtener una forma de financiación. Solo les falta recuperar su tierra, el Estado no les ha garantizado el retorno.

Imágenes: David Schwarz y vice.com

Creemos en tu trabajo y opinión, por eso lo difundimos con créditos; si no estás de acuerdo, por favor contáctanos.


Artistas de Arttextum relacionados:

Eunice Adorno, artista Arttextum
Eunice Adorno
María Paula Falla, artista Arttextum
María Paula Falla
Óscar Moreno Escárraga, artista Arttextum
Óscar Moreno Escárraga